Foto: Prensa SDLAC 2015

El pasado 4 de diciembre se dio apertura oficial a la 11va versión del Solar Decathlon para América Latina y el Caribe en la capital vallecaucana; una iniciativa mundial para incentivar la creatividad de jóvenes estudiantes en la construcción de vivienda sostenible y responsable con el medio ambiente. Carlos Eduardo Rodríguez, director de esta versión del evento en la ciudad de Cali, habló con Culture United de la importancia y trascendencia del Solar Decathlon para el país y la relevancia que tiene para la academia.

Por Juan Andrés Gómez

 

¿Por qué es tan importante el Solar Decathlon para Cali y para Colombia?

Porque es un evento académico mundial que se ha hecho 11 veces en el mundo,  siete en Norteamérica, tres en Europa y una en Asia.  De ahí la importancia y la oportunidad que América Latina también tuviera una versión del Solar Decathlon – cultura mundial. Hay que tener en cuenta que en los últimos cinco años, la concentración territorial en las ciudades pasó del 41 % a más del 85% y  en espacios más concentrados demandamos más recursos naturales y producimos más desechos y residuos sólidos.  Por eso es tan importante el compromiso mundial que están haciendo algunos mandatarios en París, pero también el que estamos realizando desde Cali y América Latina con propuestas de urbanismo sostenible.

El Solar Decathlon es una marca registrada del Departamento de Energía de los Estados Unidos. ¿Quiénes fueron los responsables de traer, financiar y organizar el evento aquí en Colombia?

Cuando el Departamento de Energía le entrega el evento a una ciudad, se debe formar un comité organizador. Ese comité aquí en Cali fue conformado por la Alcaldía, las Empresas Municipales de Cali (Emcali), EPSA (Empresa de Energía del Pacífico SA), el Dagma (Departamento Administrativo para la Gestión del Medio Ambiente), la CVC (Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca), La Universidad del Valle y por la Fundación FES, quienes son los operadores del evento. Yo actúo como director del proyecto y yo respondo ante este comité organizador, liderado por el Alcalde de Cali.

¿Cómo funciona esta alianza entre instituciones públicas y privadas, para la organización de este evento académico?

Para hacer realidad este sueño era necesario vincular al sector académico y a los sectores público y privado. He ahí la importancia de la Fundación FES como institución no gubernamental encargada de la logística y receptora de los recursos para la realización del evento.  Todo el equipo operativo está vinculado a esta organización y ese es el grupo que yo lidero.

Sin embargo, sin el liderazgo del señor Alcalde y sin el apoyo económico de la Alcaldía, las Empresas Municipales y del Dagma esto no hubiese sido posible.  El 85% del presupuesto de este compromiso que adquirió el país con el mundo, lo está aportando el sector público; el 15% restante son recursos de entidades privadas. Lo importante es, que en un solo escenario, en el Solar Decathlon de América Latina y el Caribe,  pudimos unir a estos sectores con un fin particular: apoyar la creatividad de los estudiantes con propuestas sociales y de sostenibilidad ambiental en proyectos de vivienda.

¿Cómo pasan los proyectos del Solar Decathlon de la academia al desarrollo urbanístico?

Ese es un aspecto importante del evento, porque quienes vengan a la Villa Solar verán casas entre 60 y 80 metros cuadrados que garantizan soluciones de vivienda real, de calidad y confort. Ese era el gran reto de la academia, volver realidad un sueño, un estudio o una investigación. Este no es concurso de ingenieros o de arquitectos; es multidisciplinario porque hay comunicadores y  jóvenes que estudian mercadeo, economía y ciencias políticas, en otras palabras, la mezcla de todos trabajando con un solo fin: hacer una propuesta de vivienda económicamente factible y que sea responsable y sostenible con el medio ambiente.

¿Es posible imaginar los proyectos de los estudiantes como propuestas factibles de vivienda para los Planes de Ordenamiento Territorial (POT) en los municipios colombianos?

Le voy a dar una primicia. El próximo 15 de diciembre, día de la clausura del evento, tendremos a los ministros de vivienda y de medio ambiente, a invitados de ONU Hábitat, del Banco Interamericano de Desarrollo y del Banco Mundial,  para que entre la Alcaldía, el gobierno nacional y Naciones Unidas se pueda firmar el Plan Estratégico del Hábitat, una propuesta que dejará la ciudad como legado a partir del 2016, para que en todas las construcciones nuevas y en la recuperación de infraestructura existente se tenga un compromiso con la sostenibilidad ambiental.  Será el primer municipio de Colombia que firmará este pacto con ONU Hábitat y va a ser el primer paso, para que desde un Plan de Ordenamiento Territorial se mantenga una exigencia que vaya en función de vivienda sostenible.

¿El Alcalde electo de Cali le ha dado su apoyo a esta iniciativa?

Él (Maurice Armitage) está muy interesado en mantener este proyecto en su alcaldía. Ya le hemos presentado la propuesta, conoce del proyecto y estará presente la próxima semana y el día de la clausura. Infortunadamente no pudo asistir a la apertura del evento, porque estuvo en Bogotá en una capacitación para nuevos alcaldes, pero estoy seguro que nos acompañará en la continuación de este legado que deja la administración saliente.