Por 46 días los trasportadores de carga cesaron sus actividades pidiendo al gobierno mejoras en el pago de los fletes, rebaja en los peajes y combustible.

Vuelve la tranquilidad a las carreteras del país Bogotá – Ubate 25 de Julio.

Y este no es el primer paro que enfrenta el presidente Juan Manuel Santos, el penúltimo fue apenas el año pasado. Durante el mes de febrero del año 2015 el gremio del trasporte completó 23 días de paro después de una larga jornada se logró acordar entre lo más destacado la facilidad de créditos para vivienda a los camioneros por parte del fondo nacional de ahorro y la afiliación y autoliquidación al sistema de riesgos laborales.

Ahora las exigencias que se han presentado durante varios paros se vieron manifestadas con mayor fuerza. La constante queja de los camioneros es la regulación del pago de los fletes, el gobierno cuenta con la  Ley 336 de 1996, que es básicamente el acuerdo entre el trasportador y quien contrata su servicio, tales precios según los trasportadores no se respetan, pues se ha generado una competencia desleal debido a que la 336 es pasada por alto por los privados que contratan el servicio de los trasportadores.

Los peajes han afectado de forma negativa a los trasportadores, los altos costos sumado el desgaste de los vehículos en carreteras destrozadas evidencian el abandono del gobierno nacional. Las carreteras de 4 generación que ha prometido Juan Manuel Santos no se ven, y algunas vías ya construidas (Como la ruta del sol) tiene costosos peajes para los camiones, los cuales deben de tomar vías de antaño para llegar a su destino, incrementando los tiempos de trasporte y daños en los automotores.

El diésel es el principal combustible usado por los camioneros, pese a que el barril de petróleo ha caído hasta 28 dólares debido a la inestabilidad en el medio oriente, los precios aquí no han bajado como lo ha hecho el crudo. Un 77% se estima la caída del petróleo en el mundo, pero la reducción del precio del galón de ACPM sólo bajó un 11 % en Colombia.

La tan ceñida lucha de los trasportadores por unos precios justos en el proceso de modernización del parque automotor se logró negociar en este paro. La renovación de los automotores se hará a través de reposición y no por incremento sistema 1 a 1 (Se chatarriza y se repone el vehículo) hasta que se recauden los fondos para este sistema.

El gobierno se compromete a vigilar las principales empresas de logística haciendo corrección a la política de costos citando en una semana a todos los operadores. La competencia desleal también será vigilada por la consejería para la competitividad de la presidencia.

Mediante resoluciones se rehabilitaran las rutas que estén en mal estado que sirven al gremio trasportador. Por su parte el ministerio de trabajo junto con el de trasporte velaran por los derechos sindicales y trabajo decente a los pequeños propietarios.

Se acordará la modificación de las tarifas en peajes para categorías 4,5,6 y 7, también se busca la posibilidad de incluir al conductor y pequeño propietario de camión de carga como una ocupación de alto riesgo en el sistema pensional.

Uno de los acuerdos firmado por los camioneros narra sobre el reconocimiento y respeto de la protesta por parte del gobierno, el cual creará una comisión de garantes que hará seguimiento a situaciones que afecten a los participantes del paro en caso que hayan investigaciones.

El gobierno y los principales voceros del paro camionero seguirán reuniéndose para ratificar lo acordado, esperando que estas promesas sean respetadas y no olvidadas como en el pasado.