La experiencia del anticafé ha sido reinventada en Cali. El formato concebido en Rusia y replicado en ciudades como París o Barcelona ha logrado un espacio en la capital vallecaucana. Un proyecto que inició en el tradicional barrio de San Antonio y se desplazó luego al centro histórico de la ciudad, compartiendo las mismas esquinas con efigies del patrimonio como el Teatro Municipal, La Casa Proartes y el Museo del Oro.  Esa es La Casa Feliz, un espacio creado por Sebastián González y Joseph Jiménez, dos muchachos formados en artes plásticas y escénicas, que acogieron el concepto europeo del anticafé y resolvieron acomodarlo al estilo y gusto de la Sultana del Valle. Una iniciativa que rinde honor a la tradicional hospitalidad caleña y a la vibrante escena artística que la ciudad tiene para ofrecer.

No fue una inversión fácil de asimilar. Para Sebastián y Joseph, el trabajo fue duro, los turnos redoblados y los sacrificios necesarios. La Casa Feliz fue instalada por primera vez en el muy “chirrete” barrio de San Antonio, un referente caleño para sitios históricos bogotanos como La Candelaria, Usaquén o Teusaquillo. Unas cuadras encaramadas en las faldas de los cerros de Cali, en donde la brisa y la espléndida vista sobre la ciudad han atraído a tantos visitantes, como a los mismos locales. Una locación imperdible para cualquier turista, pero también para un público sensible a las manifestaciones artísticas. “La gente reaccionó muy bien a este espacio y ya tienen una idea de lo que ofrece la Casa Feliz, debido al entorno y las actividades que puedes experimentar” Afirma Sebastián al resaltar el éxito de la iniciativa.

Foto: La Casa Feliz Anticafé
Foto: La Casa Feliz Anticafé

 

¿Qué es un Anticafé?

La Casa Feliz es un anticafé un poco antieuropeo. Digo esto, porque a diferencia de sus referentes en el viejo mundo, la versión caleña no cobra a sus visitantes por el tiempo invertido. Me explico: el concepto creado en Rusia se basa en un lugar donde puedes tomar un café o cualquier otra bebida, así como comer galletas, pasteles o simplemente sentarte y leer un libro o una revista; más o menos, lo mismo que harías en un café convencional, sólo que en lugar de pagar por el trago de lo que vayas a tomar, tienes que pagar por el tiempo que estés en este espacio. Mientras más permanezcas en él, menos te cobrarán; ese es el concepto básico del anticafé ruso.

Sin embargo, Sebastián y Joseph decidieron no priorizar una tarifa por horas o minutos, y en su lugar, crearon un espacio en donde cabe la posibilidad de una economía “colaborativa”, es decir, un intercambio de servicios entre huésped y anfitrión. El propósito es el de apoyar a los artistas que visitan (o viven) la ciudad y desean compartir su talento en un lugar que les permita sentirse acogidos. De acuerdo a Sebastián “Tuvimos que cambiar el modelo porque no fuimos capaces de decirles a nuestros visitantes que tenían que pagar por el tiempo o comida consumidos. Es tambièn un espacio distinto a un cafè, porque ofrecemos alternativas como la sala de cine, la galería y el hostal”.

¿Qué hay para hacer?

La Casa Feliz ofrece servicios de hospedaje como cualquier otro hostal, de acuerdo a unas tarifas muy económicas. Así mismo, sus huéspedes pueden participar, junto con los visitantes y artistas invitados en talleres de yoga, escultura, danza y pintura. Las actividades lúdicas y recreativas también están incluidas en el paquete de posibilidades. Quienes tengan destreza en algún tipo de habilidad y  quieran hospedarse, pero no cuenten con las monedas necesarias, el anticafé ofrece la estadía a cambio de compartir tales destrezas. Por supuesto, la idea es que quienes apelen a este “trueque” demuestren que sus servicios son igualmente imprescindibles de ser compartidos.

Foto: La Casa Feliz Anticafé
Foto: La Casa Feliz Anticafé

Según su fanpage en Facebook, La Casa Feliz tiene seis espacios y servicios para ofrecer: La Resi-dencia para artistas, es decir, el entorno que corresponde al hostal (habitaciones, baño y acceso a una cocina común); La Cafetería Feliz o el lugar que sirve como restaurante; La Pared, que funciona como galería de arte y exposición; La Sala Dispar, en donde se realizan los talleres creativos y actividades de esparcimiento; el Cinemascope o sala de proyección de películas y material audiovisual y la Libroteca o locación asignada para la lectura.

 

¿Dónde los encuentro?

La Casa Feliz Anticafé se encuentra actualmente ubicada en la Carrera 8 No. 6 – 52 en el también tradicional barrio Santa Rosa del centro de Cali. Tal como lo habíamos mencionado, este espacio se ubica muy cerca del Teatro Municipal Enrique Buenaventura y del histórico sector de La Merced. El horario de atención al público es de 3:00 pm a 9:00pm. Información adicional está disponible en su fanpage de Facebook  y en su página WIX.

 

  • Este artículo está disponible en la novena edición de la Revista Culture. Solicítala antes de agotarse.  SUSCRIBETE