Los nativos Arhuacos han ganado la acción de tutela, instaurada por Rogelio Mejía Izquierdo actuando en nombre y representación del Resguardo Indígena Arhuaco de la Sierra Nevada de Santa Marta, contra el Ministerio del Interior y la Corporación Autónoma Regional del Cesar quienes otorgaron mediante la Resolución 1646 del 13 de diciembre del 2010 a Agregados del Cesar EU, y Pavimentos y Construcciones El Dorado LTDA Ingenieros Contratistas, una licencia ambiental global para la explotación de un yacimiento de materiales de construcción dentro de la llamada “Línea negra”.

Dicha determinación tuvo fundamento cuando el ministerio del interior certificó -mediante el oficio del dieciocho (18) de febrero de dos mil ocho (2008), radicado OFI08-4174-DET-1000- que: “no se registran comunidades indígenas en el área del proyecto Explotación de materiales de construcción…”, razón por la cual hubo una actuación irregular e ilegal por parte de ese ministerio, pues conocía que parte del territorio solicitado estaba dentro del territorio que comprende la línea negra, ignorando así la consulta a las comunidades nativas que se debe realizar previamente a tomar cualquier decisión que afecte dicho territorio.

Finalmente, la Sentencia T-849/14 resuelve, básicamente, que se debe:

  • Conceder los derechos fundamentales a la autodeterminación, a la subsistencia, a la diversidad étnica y a la consulta previa de las comunidades étnicas diferenciadas, objeto de especial protección constitucional, que habitan el territorio sagrado de la Sierra Nevada de Santa Marta.
  • Dejar sin valor y efecto la licencia ambiental global otorgada a Agregados del Cesar EU para la explotación de un yacimiento de materiales de construcción, en jurisdicción del municipio de Valledupar, departamento del Cesar.
  • Advertir al Ministerio del Interior, así como a los interesados en solicitar una licencia ambiental para la explotación del ambiente al interior del territorio denominado la línea negra, que deberán agotar el procedimiento de consulta previa, con las comunidades que habitan el territorio sagrado de la Sierra Nevada de Santa Marta.
  • Advertir, también, a CORPOCESAR que las certificaciones que señalen la ausencia de comunidades indígenas, para desarrollar proyectos que afecten el territorio al interior de la línea negra,no constituyen razón suficiente para otorgar permisos o concesiones en ese lugar, pues en todos los casos debe exigirse que se cumpla el proceso de consulta previa con las comunidades que habitan la Sierra Nevada de Santa Marta.

Una de las mayores preocupaciones es que dichas explotaciones están amenazando varios asentamientos, debido a que se busca la creación de represas hidrológicas alimentadas por el Rio Guatapuri, el cual nace en la laguna Curigua, en la Sierra Nevada de Santa Marta, sin pensar además en el impacto que ésta y otras excavaciones han producido, generado así una alerta ambiental debido al actual deshielo de la Sierra.

La información fue copilada de la sentencia T-849-14 expedida por la corte constitucional. Si quieres ampliar la información, puedes consultar la sentencia completa en el siguiente link: www.corteconstitucional.gov.co