En la capital  predomina la ruralidad, aunque no parezca esta ciudad tiene mas de campo que de ciudad y es de herencia y responsabilidad exaltar esa riqueza. 

 

El ritmo de vida actual en las ciudades incluso pueblos es obligante, dado a la inmediatez, a lavelocidad, por ende a lo temporal, las tendencias y sus modos de vida, es común para la mayoría de personas que habitamos las urbes cuando hablamos del campo asociarlo con el descanso, como aquello que está lejos o aparte de nosotros, como eso que no vivimos y por ende que no entendemos. Si bien hay ciudadanos que tienen una mayor cercanía a él, es cierto que existe una brecha muy alta al día de hoy no solamente con la identificación sino con el reconocimiento de este territorio y su gente.

Si usted es bogotano y si no lo es pero habita este bello caos, quizás no se imagine que esta ciudad posee un extenso territorio rural, sí mucho mas rural, quizás en la conocimiento común o colectivo no lo sea, pero la realidad es que el territorio bogotano es un 75 % rural, 7 de sus 20 localidades (Usaquén, Chapinero, Santa Fe, San Cristóbal, Usme, Ciudad Bolívar, Sumapaz y Suba) poseen territorio rural, una cifra bastante alta que seguramente muchos desconocíamos, así que si usted cree que el campo está lejos muy lejos de usted o no tiene ese sentido de pertenencia para con el debería pensarlo dos veces.

Después del difícil proceso vivido en el 2013 con el Paro Nacional Agrario en el que nuestros campesinos reclamaban más atención y seguridad por parte del estado en puntos claves como el control de los TLC, control de precios de los insumos agroquímicos, mejoras en carreteras para el acceso y distribución de sus productos, mejores garantías comerciales, control a la minería y protección del medio ambiente, entre otros; hay que recordar que a pesar de los acuerdos y las cambios en las políticas que haya podido realizar el gobierno nacional y por supuesto el gobierno distrital en su momento y durante todo el proceso posterior debe existir un compromiso en cada uno de nosotros con este sector al cual nos debemos y del cual dependemos todos los días.

Para el caso de Bogotá y municipios de la sabana principalmente Funza, Tenjo, Madrid, Cajicá y Cota la problemática se central en el mal uso de tierras, tierras fértiles, ricas para la producción de alimentos y que son utilizadas como tierras de engorde, su uso va más hacia lo rentable que hacia lo productivo, la tenencia de la tierra está quedando en manos de personas que son todo menos agricultores, y esto debido a diferentes motivos, uno de ellos es que muchos campesinos les es más rentable hoy día vender sus tierras que trabajarlas.

Pero bueno, como informarnos no nos hace participes tan solo expectantes, si usted vive en Bogotá y desea ayudar a nuestros campesinos, recuerde que hay muchas formas hacerlo, y todas ellas se basan principalmente en una sola, ¡compre productos campesinos!, la mejor manera de colaborar es siempre comprar lo nuestro, apoye al campesino comprando campesino, abandone los grandes almacenes de cadena, donde la mayoría de los productos son importados, llenos de conservantes y aditivos que son perjudiciales para su salud, compre al vecino del barrio, al agricultor mas cercano. Otro aporte importante es incentivar a su allegados a consumir dichos productos, a su familia, a sus amigos, póngase la camiseta con la causa y enseñe a sus hijos y a su entorno lo importante que es ayudar a nuestros agricultores, aprenda la cocina tradicional,  apropiece de lo que también es suyo, porque a identidad también se define desde lo que llevamos a nuestra mesa.

Actualmente existen alternativas para comprar productos campesinos, sanos y mas amables con su bolsillo, por ejemplo existen los Mercados Campesinos, una iniciativa de las asociaciones campesinas en conjunto con la alcaldía mayor, que busca llevar lo que serían las típicas plazas de mercado a diferentes puntos de la ciudad, actualmente se hacen en diferentes parques de 14 localidades de Bogotá y por si fuera poco al comprar en ellos tendrá la bonita experiencia de comprarle al agricultor  directamente sin intermediarios. Otra opción es la compra virtual, si ahora puede hacer mercado sin moverse de su casa con el Canasto de la Abundancia,  una iniciativa que propone semanalmente un listado de alimentos que usted puede pedir enviando un correo electrónico y le llegara la puerta de su casa. si desea más información de las recomendaciones previamente mencionadas puede consultar www.mercadoscampesinos.com.co y en facebook El Canasto de la Abundancia.

no hay razones para no cuidar de nosotros y de no apoyar al agricultor, COMPRE CAMPESINO SUMERCE!