El pasado miércoles 8 de febrero, el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales de Colombia (Ideam) reveló en las horas de la tarde una preocupante cifra. Bogotá registra por primera vez en su historia una temperatura récord de 25,1 grados centígrados, y en algunos puntos de la sabana capitalina los termómetros de la entidad han registrado 26 grados.

 

 
Y es que la primera semana de febrero se ha caracterizado por contar con altas temperaturas en la mayor parte del país, tanto así que 25 de las 32 capitales de departamentos han registrado temperaturas máximas por encima de lo normal. En Medellín, el Sistema de Alerta Temprana (Siata) señaló que esta semana ha sido la más calurosa de la historia, en la capital de Antioquia el sector del Jardín Botánico marcó temperaturas entre los 30,9 y los 31,5 grados centígrados, muy superiores a la media general.

 Anomalía de temperatura máxima en las principales ciudades de Colombia

Según el Ideam Colombia está en plena temporada seca, caraterizada por cielo parcialmente nublados y ausencia de lluvia. Esto sumado a fenómenos como vientos en altura y superficie, y a la humedad que llegó desde la Amazonía y la Orinoquía, han provocado un inusitado aumento de la temperatura.

En Bogotá el problema se hace más crítico por cuenta del funcionamiento de grandes fábricas, el extenso parque automotor y los combustibles pesados de los que hace uso Transmilenio y toda la flota del SITP. Ante este cambio en la temperatura, se recomienda a la población a usar bloqueador solar en grandes cantidades, procurar no tomar el sol de forma directa y mantenerse hidratados, especialmente poblaciones vulnerables como niños y personas de la tercera edad.

Una muestra más de que el cambio climático ya no es un problema lejano, sino que sus impactos ya se sienten en toda la geografía planetaria.

Primeros incendios forestales

En el Parque Nacional Natural Las Hermosas (Valle del Cauca) se presentó el primer incendio forestal de la temporada seca. Al lugar, de difícil acceso, solo han podido llegar cuatro funcionarios de Parques Nacionales y algunos habitantes para intentar menguar las llamas.