Como es costumbre el primer sábado de mayo se celebra el Día Internacional de la Marihuana. Ciudadanos de varias capitales del mundo realizan todo tipo de manifestaciones para decirle sí al consumo de esta planta, que sólo es legal en Uruguay, Holanda, Jamaica, Portugal y algunos estados de EE.UU. Bogotá no se va a quedar atrás de esta fiesta pues los colectivos que defienden su legalización decidieron organizar un evento llamado el Carnaval Cannábico, que se hará durante el fin de semana.

La cita es  desde el sábado 7 de mayo a las 10am hasta 11pm con sonido, buenos humos y acampada. Domingo 7 am aseo general para estar saliendo a las 2pm hacía Parque Periodistas. A las 7pm finaliza todo.

El objetivo del carnaval no es sólo reunir a los usuarios de la marihuana, sino también pedirle a la comunidad respeto para quien la consume. Los manifestantes quieren que por 48 horas se hagan a un lado los prejuicios y se miren otros beneficios de esta mata, más allá de la recreación.

CARNAVAL CANNABICO BOGOTA 2

Quienes consumen marihuana en la ciudad están cansados de que las autoridades los traten como delincuentes y que los demás ciudadanos los miren como hippies o vagos. Incluso hay grupos, como “Sí a la dosis personal”, de la Universidad Distrital, que denuncian amenazas por parte de grupos criminales. En Colombia la dosis mínima (22 gramos) es legal, y ellos esperan que esta legislación se respete. No es un secreto que personas de todos los estratos y de diferentes oficios la consumen, aunque, eso sí, muchos de ellos lo hacen a escondidas por miedo a la estigmatización. Así lo cuenta Lizeth Rincón, una de las organizadoras del evento.

La idea es que todos los asistentes “se fumen un porro” como un acto de protesta y participen en una feria en la que se encontrarán productos que podrían interesarles a todas las personas. Durante los dos días se harán talleres de autocultivo, catas y hasta cursos pequeños de cocina. “También nos visitarán organizaciones de mamás que han curado enfermedades de sus hijos con el cannabis”, complementa la organizadora.

Además,  no se puede desconocer que Colombia tiene un papel muy importante en la discusión de drogas como productor de sustancias alucinógenas, por tanto es necesario que se discutan desde la sociedad civil, pues desde el ámbito legal y político no ha habido apoyo.