Hoy en día, gran parte de la deforestación es ilegal y es contribuyente de los principales cambios climáticos.

Siempre ha sido un desafío detectar e intervenir a los madereros ilegales en zonas remotas. Pero ahora, un nuevo e ingenioso modo ha sido creado. El uso de teléfonos celulares reciclados.

Un joven físico, ingeniero e inventor, llamado Topher White ha creado este método para detectar este tipo de actividad ilegal en tiempo real.

Con solo unos celulares viejos, este hombre está parando la deforestación del Amazonas

La selva amazónica, ha sido tomada como espacio de desarrollo. White explica cómo funciona este sistema, cómo se las ingenió para crear este aparato y por qué trabajar con los Tembé, una tribu originaria de Brasil, es desafiante y a la vez gratificante.

Cuando fue entrevistado por la National Geographic, una de las preguntas fue:
“Cómo llegaste a la brillante idea de usar celulares reciclados para poder controlar la tala ilegal y la caza en los bosques tropicales ?”.

A lo que Topher respondió:
“Todo comenzó cuando yo estaba en Indonesia como voluntario para cuidar de una comunidad de gibones. La tala ilegal es un problema; y es costoso para la organización. Ellos estaban contratando a tres guardias a tiempo completo sólo para proteger el santuario de la tala ilegal. Mi formación no tiene nada que ver con la ecología. Lo que yo hago tiene que ver más con la física y la ingeniería de software, así que sabía que sería bastante fácil detectar los sonidos de motosierras de la selva mediante programación remota, incluso si la gente en ese mismo lugar no podía oírlas. Había hecho un montón de trabajos con teléfonos móviles, así que construí un sistema utilizando viejos teléfonos que tenía. Hoy ya hay cientos de personas donando teléfonos cada mes”.

El dispositivo móvil está dentro de una caja de plástico para protegerse del clima, junto con circuitos que funcionaran a base de energía proveniente de paneles solares en el exterior de esta caja.
El funcionamiento es simple. Con este dispositivo, conectado a la red móvil, se graban los sonidos del bosque y cuando detecta el ruido de motosierras, se envía una alarma a la gente de la zona, para que alerten sobre la tala ilegal a las autoridades.

La tala ilegal o deforestación ya es la segunda causal del cambio climático, que aporta negativamente en un 17 por ciento aproximadamente de las emisiones de CO2. Según la Policía Internacional (INTERPOL), la tala ilegal de los bosques va entre el 50 y el 90 por ciento.

Resguardar cientos de hectáreas de bosque con un teléfono móvil en desuso, puede llegar a ser la mejor manera de luchar contra el cambio climático. ¿Qué crees tú?

fuente: curiosazona