Para tener un cuaderno inteligente no hacen falta microchips ni sistemas operativos. Lo han demostrado Joseph Lemay y Jake Epstein de Boston, Estados Unidos, creadores de Everlast Notebook, una libreta que permite borrar la tinta al frotar con un paño húmedo y subir la información a la nube escaneando la página con una aplicación móvil. En la web de crowdfunding Kickstarter, donde buscan financiación para comercializar su creación, han recaudado 1,7 millones de euros, un 7.000% más de su objetivo inicial, que eran solo 24.500 euros.

El papel de las hojas tiene un aspecto y textura iguales a los de un cuaderno tradicional, pero está hecho de poliéster sintético. Sus creadores trabajaron en estrecha colaboración con expertos de la industria del papel, así encontraron la mezcla óptima de materiales para crear páginas que podían limpiarse pero que también permitían escribir de forma natural, sin brillos ni sensación de estar escribiendo en un plástico.

El único requisito es utilizar un bolígrafo de gel de la gama Frixion de Pilot. También funciona con otros bolígrafos, según los padres del invento, pero no pueden garantizar que la tinta se elimine de manera tan efectiva. El poliésteres un material poco absorbente, por eso la tinta gel del bolígrafo no se fija de forma permanente. También por eso repele y no se empapa con el agua con el que se limpian las hojas. El papel, sin embargo, es mucho más poroso, por eso la tinta permanece y el agua lo estropea.

Las páginas se pueden escribir y borrar continuamente y, sin embargo, es posible conservar la información eliminada. Para conseguirlo, los creadores desarrollaron la aplicación Rockbook, que escanea las hojas y las envía directamente a la nube. Para seleccionar a qué servicio estás enviando la información, solo hay que tachar uno de los iconos que hay dibujados en la parte inferior de cada hoja del cuaderno. Cada uno de ellos está preconfigurado y conectado con un servicio en concreto de la nube.

Fuente: ElPais