La idea es que este cultivo  de kiwi lo hagas a partir de las semillas de los que consumes en casa a modo de divertimento o experimento pues se necesitará mucho tiempo y ciertas precauciones para llegar a consumir los frutos de las plantas que hayas logrado desarrollar a partir de aquellas semillas. Será una fantástica experiencia para desarrollar. ¡¡¡¡ENJOY!!!!!

kiwi-desde-una-semilla-1

Y ello debido a que el kiwi o Actinidia deliciosa es una planta dioica o unisexual. Por lo tanto cuando se cultiva es necesario plantar al menos una planta macho cada cinco plantas hembra, sólo así se pueden obtener los frutos. Además se tardará bastante, unos cinco años desde la semilla a que la planta fructifique por primera vez.

kiwi-desde-una-semilla-2

Bien, necesitaremos un kiwi, mejor si es de cultivo orgánico así nos garantizamos de que las semillas serán viables.

kiwi-desde-una-semilla-3

Como sabéis las semillas del kiwi son diminutas así que será un poco laborioso separarlas del fruto pero con un poco de paciencia se puede lograr. Usaremos una taza de agua para ir echando en ella las semillas y limpiarlas con el agua del grifo con cierta presión.  Habrá que colocar un paño debajo o nos quedaremos sin semillas. Después volveremos a colocar las semillas en la taza con agua tibia y las dejaremos ahí durante una semana, hasta que veamos que se abren. La taza deberá estar en un lugar cálido y cambiaremos el agua todos los días para evitar la reproducción de bacterias.

kiwi-desde-una-semilla-4

Después colocaremos las semillas sobre unas toallas de papel humedecidas y las cubriremos con un envase de plástico transparente. Es preferible que el envase tenga algunos orificios o dejar alguna rendija en la base para que circule el aire. En un par de días en este invernadero casero habrán brotado y será el momento de continuar con la siguiente fase.

kiwi-desde-una-semilla-5

Las semillas germinadas tendrán este aspecto y tendremos quer prepararles una buena zona de cultivo para que sigan prosperando.

kiwi-desde-una-semilla-6

Rellenamos la maceta o macetas, ya que podemos sembrar una semilla en cada maceta o varias en una misma. Cubrimos con una ligera capa de sustrato y humedecemos con una botella de agua con spray. Colocaremos la maceta en un lugar cálido, soleado y sin corrientes de aire. Cubrimos la maceta con plástico o el envase que usamos anteriormente al menos hasta que veamos las primeras hojitas.

kiwi-desde-una-semilla-7

Cuando la planta comience a madurar las hojas tendrán este aspecto. En primavera puedes trasplantarlas al exterior si vives en una zona templada, el kiwi resiste bastante bien el frío, hasta -18ºC y deberás prepararle unos soportes pues es una planta trepadora. Y no te olvides de plantar hembras y machos en la proporción arriba.

Fotos: growingwildceeds.com