Aunque estamos en la era de lo digital, la música al igual que muchas otras disciplinas y oficios se producían en un principio a través de mecanismos analógicos, del fonógrafo a las tornamesas, la reproducción de sonido ha sufrido fuertes transformaciones tras varias décadas de re descubrimiento, mejoras tecnológicas y resistencias culturales.

Para entender un poco acerca de la transformación de esa mágica caja de sonido tenemos que devolvernos 2 siglos atrás, pues fue por allá en 1877 cuando el inventor estadounidense Thomas Alva Edison tras varios años de investigación y pruebas, muestra por primera vez este invento al público, logrando reproducir sonidos grabados mediante energía mecánica, el mecanismo del fonógrafo estaba formado por cilindros para la grabación de los sonidos, era muy limitado.

1877 Thomas Alva Edison

Poco tiempo después, en 1890 tras una serie de mejoras al fonógrafo, el inventor Emile Berniler patentaría el gramófono que a diferencia del fonógrafo no utilizaba cilindros o tubos en su sistema de grabación sino un disco plano, el gramófono tuvo gran éxito de ahí en adelante pues reunía todas las características de su antecesor solo que mejoradas, ya que facilitaba la duplicidad en masa y la reproducción continua.

1890 Emile Berniler – Gramófono

El gramófono en países de habla hispana como el nuestro se conoció también con el nombre de ‘Victrola’, en Colombia ‘Vitrola’ nombre asociado a la marca, Victor Talking Machine Company, una compañía discográfica estadounidense dedicada a fabricar gramófonos y líder del mercado para la época que traduce “compañía de máquinas parlantes”

Vitrola – , Victor Talking Machine Company

Para el caso de Colombia se dice que las famosas vitrolas llegaron hacia el año de 1895 en grandes barcos de importaciones, o como parte de los enceres de altos funcionarios del estado, como es común las familias adineradas fueron las primeras en conseguir una, pero a diferencia del fonógrafo que era mucho más costoso y limitado, los gramófonos requerían un costo menor en su creación por lo tanto también en su comercialización y así rápidamente se extendió su uso, siendo fácil encontrar una en cada sala de los hogar bogotanos.

En 1925 aparecería el tocadiscos, o tornamesa como se conoce más comúnmente, este con un sistema electromecánico que permitía unas velocidades más altas y una mayor conservación del disco acetato. Los tocadiscos se empezaron a comercializar mundialmente en 1950 y fue el único sistema reproductor de sonido que se establecería hasta el siglo XXI, antes que nos invadieran los nuevos formatos magnéticos y digitales.

Actualmente las tornamesas que se producen son digitales y son los aficionados a la música de vinilo o los Djs quienes adquieren una, sin duda alguna, aunque la discusión entre las ventajas y desventajas entre un formato y otro están a la orden del día por expertos y aficionados, la verdad es que los sistemas de sonido análogos proponen una experiencia diferente, desde lo visual hasta lo sonoro y por qué no hasta lo físico, en definitiva, elementos que hacen que las tornamesas sean siempre un artículo de lujo, no por su valor en moneda sino por la atmosfera que otorga a los espacios en los que se encuentra una.

Technics-SL-1200