Marylim y Maryan Castro.

 

A finales del año 2011 se empezó a gestar el nacimiento de este proyecto que hoy cuenta con 12 patas trabajando al ritmo de tres corazones. Estas patas no son otras que las de sus creadoras y representantes, Maryan, Marilym y Maryon Castro, un trio de hermanas, emprendedoras y camelladoras que decidieron metérsela toda a su idea de negocio y que hoy ya han logrado darse a conocer en varias ciudades del país con su línea de agendas exclusivas y hechas a mano llamada El BICHO.

Estas tres hermanas vienen de familia publicista, sus padres han tenido desde hace varios años un negocio de publicidad, diseño y encuadernación. En ese lugar fue Maryan la hermana menor, inicialmente quien aprendió de su madre todo lo referente a este arte, recién salió del colegio hacía para ella anuarios o libros para colegio, su madre le ofreció enseñarle y de paso pagarle por su trabajo. El aprendizaje no fue nada fácil manifiesta Maryan, pues su madre era muy exigente cuando de enseñar se trataba, le costó aprender a punta de los regaños, pero lo logró y al contrario de lo que se podría pensar, los regaños de su madre en vez de alejarla del oficio la hicieron amarlo aún más.  Fue tanto lo que su madre le perfeccionó todas las técnicas de trabajo, que después cuando Maryan les enseñó a sus hermanas dice, les exigía de igual forma. más allá del oficio Maryan tenía un gusto particular y una atracción por coleccionar agendas, compraba cuanta agenda le gustaba y veía, y aunque le gustaba lo que hacía en la empresa familiar, lo que no le gustaba era tener que hacerlo para otros, para empresas y no poder desarrollar libremente sus creaciones.

Aparte de su labor en la empresa familiar, Maryan para esa época como buena guerrera se movía otros trabajos, uno de ellos fue el de pegar afiches en la calle, realizando ese trabajo conoció para esa época el túnel de la Universidad Javeriana y lo vio como la vitrina perfecta para poder vender agendas y libretas, por el público que por ahí transita y por la facilidad que se le dio para instalarse en ese momento allí.

En un inicio El Bicho ya había sido pensando por estas tres hermanas, pero como una empresa de diseño más amplia, con más productos, pero se enfocaron y especializaron para beneficio de ellas y de la marca en la producción de libretas y agendas personalizadas. Después de reconocer el espacio del túnel de la Javeriana, Maryan ahorro un dinero, convocó a sus dos hermanas Marilym y Mariom e iniciaron todo el proceso con una pequeña producción de 25 agendas. Como todo inicio, hubo duda y desconfianza, probaron suerte en el mencionado túnel, y fueron pasando los días y el interés del público por las agendas fue aumentando.

Para las primeras producciones y colecciones del Bicho se utilizaron materiales convencionales, cartón, papeles normales como bond y papeles plastificados, las agendas se cosían a máquina y desde hace 3 años empezaron a coserlas manualmente. Con el paso del tiempo en el proceso se ha incursionado con otros materiales, como cuero, madera y tela. Hoy el Bicho ha evolucionado a la utilización de materiales más amigables con el medio ambiente, papeles ecológicos, hechos a base de cascara de arroz y otro a base de caña de azúcar, su idea a mediano plazo es empezar a producir su propio papel, por ahora trabajan de la mano de proveedores  ecológicos.

Ellas han aprendido lo que saben a partir de talleres, tutoriales, y sobre todo de la mejor manera, entregándose a la práctica, claramente guiadas por el amor que produce hacer lo que les gusta. Lo que tienen hasta el momento lo han adquirido gracias a la autogestión por trabajos anteriores o gracias al taller familiar.

El BICHO está inspirado claramente en la singularidad y encanto de los bichos reales, de esos animalitos artrópodos, particularmente únicos y diferentes, que necesitan de todas sus partes para funcionar correctamente, de ahí su nombre y el concepto que le quisieron dar a la marca, y así como en el plano biológico el Bicho no puede vivir sin sus partes, esta este proyecto no podría funcionar sin alguna de estas tres hermanas, cada una cumple una función específica, y aunque todas lo saben hacer todo, cada una hace se desempeña mejor en algo, Maryon la hermana mayor es la dura en el diseño, la mente creativa, Marylim la hermana del medio es la tesa en la producción, en coser tacos manualmente, en ensamblar el producto si así se puede decir, y Maryan la hermana menor es la dura en ventas, entrevistas y relaciones públicas en general; Sin duda alguna cada una es una pieza clave en el Bicho.

BICHO ha tenido una excelente acogida y recordación entre sus clientes, pues sus productos son exclusivos hechos 100% a mano, innovando constantemente en cada una de sus colecciones, sus precios son absolutamente justos y asequibles, tienen agendas y libretas desde $10.000 hasta $45.000; Su vitrina inicialmente fue la calle, han participado igualmente en diferentes ferias por varias ciudades del país, actualmente tienen dos puntos de distribución en tiendas multimarcas y  también cuentan con clientes mayoristas y han hecho importantes alianzas con empresas y marcas reconocidas tanto fuera como dentro del país.