image

Un oso en una fat bike desciende sin casco por el trayecto del bosque mientras un salmón parqueado en su bicicleta fixie lo mira a la distancia. Al mismo tiempo, una ardilla ambientalista se encarga de reciclar basuras y cuidar bicicletas. No muy lejos de allí, Un coyote y un sapo cultivan cannabis en un jardín autosostenible construido con yurtas ecológicas. Así evolucionan las especies en ultima frontera; Alaska.

En skaway, alaska, tierra de montañas, glaciares y rios, los animales son los protagonistas y tienen una relevancia particular. El oso aburrido de asustar turistas ha salido del bosque en busca de aventuras, es así que ahora ha decidido rentar fat bikes en uno de los bike rentals del pueblo para ascender y descender las complicadas rutas de senderismo que ofrece la madre naturaleza en esta fría parte del globo. A cambio de usar estas monstruosas bicicletas, el oso que parece tener conocimientos de mercadeo, ha hecho un acuerdo y ahora presta su imagen para la publicidad de la tienda. El dueño, un californiano apasionado por las bicis que sigue de cerca las hazañas de Nairo Quintana, parece estar satisfecho con el acuerdo, pues aparte de bicicletas, accesorios y libros de cultura ciclista, ofrece stickers, posters y camisetas con la imagen del mamífero en dos ruedas.

Por su parte el salmón y la ardilla, especies populares en el paisaje de Alaska, se han convencido de los aportes de la bici para los seres humanos y el entorno, es así que ahora prestan sus servicios para seguir promoviendo el uso de este medio de transporte. El salmón en sus ratos libres, colabora como asesor de imagen y ofrece ideas de decoración para la bici. La ardilla al mismo tiempo que se encarga del reciclaje de productos tales como el plástico y el papel, esta atenta y vigilante con las bicicletas que son parqueadas en los alrededores del terminal de skaway.

Desde allí, solo 20 minutos de buen pedal separan al Oso ciclomontañista, la ardilla ambientalista y el salmón fixie de sus vecinos el Coyote y el sapo, quienes poseen un jardín autosostenible de marihuana en el cual ofrecen tours privados a todos los interesados en conocer y aprender un poco más de la cultura canabica. Tanto mamíferos, bípedos como anfibios disfrutan de un ambiente tranquilo e intimo con la naturaleza. Bien sea contemplando el río Skaway o sentados en una de las yurtas ecológicas que ofrece el jardín, las diferentes especies aprenden sobre métodos de cultivo tales como el hidropónico mientras exploran las diferentes plantas medicinales en pipas artesanales.

Después de una amena charla y observación de los estados de crecimiento de la planta los animales intercambian ideas y opiniones sobre el actual proceso jurídico del cannabis en diferentes regiones del globo.

Aclaración: ningún animal fue maltratado o sacado de su habitat para la realización de este trabajo escrito. Para la toma de fotos se necesito varias sesiones. especialmente con la ardilla pues manifestó estar muy ocupada con su doble trabajo. El coyote y el sapo manifestaron en un estado de conciencia alterada, que van a promover una campaña para la legalización del uso de la planta con fines no comerciales. En los próximos meses la van a hacer llegar ante sus representantes del gobierno: Lagartos, ratas y aves de carroña.

www.skagwaycannabistours.com   @diariosdbicicleta