A estas alturas ya nadie duda de cómo la geolocalización es cada día más, una herramienta útil al servicio del ciudadano, y la publicidad siempre a la vanguardia en la utilización de nuevas tecnologías ha sabido aprovechar las bondades de la geolocalización.

Tras la terrible catástrofe de Nepal, Google y Facebook han creado herramientas para localizar afectados por el terremoto, y al mismo tiempo se está invirtiendo en proyectos a largo plazo que ayudan a prevenir robos y asesinatos.
Un ejemplo de esto último es el proyecto Crime Hot Spots,  que ayudó a predecir futuras escenas de crimen con una precisión de 70% de acierto.  Para ello, se hizo uso de los datos generados por usuarios de móviles con el Servicio de O2 de Telefónica en el centro de Londres, que, siendo tratados de manera agregada y anonimizada, permitieron recoger información clave sobre sus dueños, como por ejemplo el género, la edad y su localización en tiempo real. Añadiendo a estos datos, las estadísticas de criminalidad y demográficas de un periodo determinado, prepararon un algoritmo capaz de predecir las tasas de crimen de un siguiente periodo de tiempo de igual duración. Esto demuestra como el Big Data, bien aplicado y anonimizado puede ser la clave para predecir crímenes de una manera certera.
Pero además, la geolocalización está al servicio del ciudadano como consumidor, y no es ningún secreto que se ha convertido en la estrella del marketing móvil de cara a anunciantes y agencias.

woman  looking at world map
woman looking at world map

Estas últimas, cada vez invierten más dinero en herramientas que proporcionan una ubicación exacta del consumidor, para poder de esta manera, enviar publicidad adecuada los perfiles de acuerdo a sus intereses y al momento concreto del día en el que puedan ser más receptivos a la misma. Tanto es así que según publica Borrell Associates, la inversión en marketing móvil basado en la localización alcanzará en EEUU los 4.000 millones de dólares durante 2015.

No es de extrañar si tenemos en cuenta el dato que aporta el último informe sobre localización de la MMA, que asegura que las campañas enviadas con esta tecnología tienen de media un CTR superior que las que no utilizan la posición del usuario.

Y Telefónica no se queda atrás. Ya en el Reino Unido, con Weve, se hace uso de los datos de localización de forma anónima -y cumpliendo con la legislación vigente-, para enviar campañas de marketing personalizadas. Y  va un paso más allá, usando la localización de los usuarios no solo en tiempo real, sino también en pasado,  creándose segmentos de clientes en función de dónde viven, dónde están, dónde van,  dónde han comprado, qué han visto o qué les ha interesado.  Por ejemplo, dentro del segmento “Life, Home and Family” existe un subsegmento  denominado “uni students”  creado teniendo en cuenta además de la edad demográfica entre 18 y 24 años,  la localización en distintos campos universitarios. Por otro lado, los “music fan” dentro del segmento “entertaiment”, son identificados gracias a la geolocalización en festivales, o,  los “Buscadores de chollos” son agrupados por las veces que se han descargado cupones anteriormente o han contestado a ofertas enviadas.

El próximo objetivo es llegar con esta tecnología de “localización histórica” a todos los mercados, incluidos todos los de Latinoamérica, donde las campañas móviles de geolocalización están ganando terreno sobre las acciones tradicionales, obteniendo además buenísimos resultados en los países en los que ya se usa este tipo de tecnología.

Muestra de ello, es la reciente campaña lanzada en Colombia con Movistar,  para una famosa marca de helados, en la que se identificó a las personas que vivían o estaban habitualmente cerca de los puntos de venta. A continuación, realizó un análisis de las condiciones meteorológicas y envió la campaña cuando las temperaturas estaban más altas. El resultado de la campaña fue un incremento de las ventas en más de un 50%, haciendo que esta se convirtiese en todo un éxito.

Esto se traduce en que los datos de localización, actuales, pasados y futuros de un usuario, junto con datos tales como la demografía, psicografía y de comportamiento son una combinación poderosa. En la actualidad hay más posibilidades que nunca para crear una experiencia publicitaria verdaderamente dirigida y atractiva para el usuario móvil.

Concretamente en Telefónica, y según palabras de Jose Luis Casas (Head of Product, Mobile Advertising) “Tenemos un gran potencial de monetización de nuestros servicios de geolocalización pero debemos actuar siempre con mucho respeto hacia la privacidad de las personas  y aplicando de manera estricta la regulación aplicable”.

“La geolocalización cumple con los deseos las marcas  1.Dirigirse a clientes segmentados de acuerdo a sus requerimientos  2. Enviar la publicidad en el momento justo donde el cliente puede actuar y ejecutar una compra 3. Maximizar el uso de la inversión. Es un Win-Win para todos. Además el cliente recibe información y promociones atractivas de acuerdo a sus gustos y preferencias” asegura Freddy Cantor , Director del Advertising en Hispam, Telefónica.

La buena publicidad engloba el contexto del usuario. Utilizando fuentes de datos propios, como en el ejemplo de la campaña de helados en Colombia, se demuestra cómo utilizar “localización histórica” permite encontrar el mejor momento para ofrecer publicidad relevante” explica Charlie Hunter-Schyff, Head of Planning & Insight Telefonica.

Via: Think big