El Gobierno de Juan Manuel Santos y el Ejército de Liberación Nacional (ELN) anunciarán este lunes  desde Caracas, la instalación de la mesa de diálogos entre ambas partes. Luego de tres años de acercamientos y seis meses de haberse dado la noticia de una agenda de negociación, el Estado colombiano y la segunda guerrilla más poderosa y antigua del país han convenido explorar una salida negociada del conflicto.

El anuncio de la instalación de esta mesa de conversaciones, parece ser el principio de un desescalamiento de hostilidades entre las fuerzas de seguridad del Estado y la guerrilla del ELN, luego de que el grupo insurgente liberara a varios civiles y decretara un cese al fuego en la jornada electoral del Plebiscito del 2 de octubre. Sin embargo, todavía queda por confirmar la liberación de otro número de rehenes, entre los cuales se encuentra el excongresista chocoano Odín Sánchez Montes de Oca.  El Gobierno Nacional ha exigido que todos los secuestrados sean puestos en libertad para continuar el proceso y darle legitimidad al mismo.

La agenda de negociación publicada el pasado 30 de marzo consta de seis puntos: participación de la sociedad; democracia para la paz; víctimas; transformaciones para la paz; seguridad para la paz y la dejación de las armas; y garantías para el ejercicio de la acción política.

Liberación de civiles en Arauca 

El Ejército de Liberación Nacional entregó al Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), al ultimo de los tres campesinos cultivadores de arroz que tenía bajo su poder.  La liberación de Nelson Alejandro Alarcón se dio gracias a la intervención de la CICR, la Defensoría del Pueblo y una comisión de la Iglesia Católica en zona rural del municipio de Fortul, en el departamento de Arauca.  Los otros dos civiles liberados por el ELN fueron Diego José Ulloque y Fabio León Ardila, quienes fueron también entregados a una comisión de derechos humanos de la Cruz Roja, el 29 de septiembre y el 6 de octubre, respectivamente.