En este escrito nos vamos a enfatizar en tips básicos sobre el cultivo de nuestras propias plantas, dándole profundidad en próximas ediciones. Esta guía son consejos del colectivo Tricoma para una cultura cannabica en el país cada vez más grande y consiente.

27dc5a_e7b11fcc72c5470d8fae7d8b45630023.jpg_srz_p_577_314_75_22_0.50_1.20_0.00_jpg_srz

¿Te has dado cuenta que el “cripi” o “la crespa” que te fumas es raro encontrarle semillas?

¿Qué es lo primero que se te ocurre hacer cuando encuentras una o dos semillas en un cogollo, guardarla, votarla o triturarla sin piedad?

Nosotros te invitamos a que conozcas más sobre esta planta, y te des cuenta de lo fácil que es cultivar, tus propios porros.

  • En lugar de votar la semilla, si al presionar levemente la semilla se rompe, puedes guardarla en un lugar seguro y ponerla en agua al llegar a tu casa. Y esperar uno o dos días a que esta semilla germine y muestre su primera raíz (una colita blanca).

  • Dirígete al vivero más cercano y consigue tierra abonada, para la matera puedes utilizar bolsas de leche vacías para las primeras semanas de vida de la planta.

  • Pasada una semana de puesta la semilla dentro de la tierra brotara la planta en donde primero salen unas hojas falsas que se llaman cotiledones y seguidos de estos salen las primeras hojas reales.

  • Pasados de 2 a 4 semanas la planta ya tiene una estatura considerable para ser trasplantada a un espacio de mayor capacidad.

  • Para realizar el trasplante lo primero que hay que hacer es esperar que la tierra se encuentre seca y coger nuestra planta de la base del tallo, voltearla y empezar a mover la matera para que salga todo el bloque completo, escoges la matera a la cual tengas posibilidades y la pasas a esa, ten en cuenta que entre más espacio les des más grande te va crecer.

  • En uno o dos meses tu planta estará mostrando el sexo de ella. Haz de saber que el cannabis tiene dos sexos (masculino y femenino) y que muchos de sus usos medicinales y lúdicos se deben a la flor hembra del cannabis.

  • Si te sale hembra lo más recomendable es usar abonos para floración, los cuales contienen más P y K (fosforo y potasio) que ayudan a la formación de nuestros cogollos, el estado de maduración se puede saber cuándo más del 70% de las flores hembras tengan los pelos de color café.

  •  Si te sale macho, lo puedes matar o usar el polen (polvo amarillo que desprenden las flores macho) para futuras polinizaciones.

  • Una vez cosechada la planta, el paso a seguir es cortar todas las hojas que no contengan resina ni glándulas de thc, dejando los cogollos dentro de una caja de cartón a oscuras con huecos para la ventilación para prevenir hongos en las flores.

  • Pasados 15 días los cogollos ya están óptimos para el proceso de curado, el cual consiste en poner los cogollos dentro de frascos de vidrio para conservar sus sabores e ir intensificándolos con el paso del tiempo, entre más tiempo en los tarros de curado se va mejorar la calidad del cogollo.

 Esperen próximamente tips más detallados sobre cada proceso de la vida de la planta y sus diferentes usos.