De bibliotecaria fan de ‘Harry Potter’ y ‘Star Trek’ a actriz porno. Ela Darling busca un porno más inmersivo con emisión en directo y realidad virtual. Y lo está consiguiendo.

Estás en una habitación con él o con ella. Tú das órdenes y él o ella ejecuta. O a lo mejor son ellos los que te hacen propuestas. Cada vez estás más excitado mientras miras todo lo que hay a tu alrededor, la decoración o el paisaje a través de la ventana que no conocías. Cuando vuelves a mirar, esa persona (o incluso un grupo de personas, ya que estamos) están jugando con un vibrador. Y tú participas con ella o ellos. Participas todo lo que te permite la realidad virtual.

Ela Darling está trabajando para que el porno y la tecnología que hace posible la realidad virtual avancen juntos y descubran nuevos caminos. Con 31 años, lo que propone va más allá de las escenas que podemos contemplar con gafas especiales en Pornhub (que en mayo de este año ya eran 2.600, cuando en 2016 eran solo 30) y otros ‘tubes’ porno: Darling trabaja para que seamos ‘voyeurs’ de profesionales y aficionados como si estuviéramos de verdad compartiendo espacio con ellos, interactuando en tiempo real.

“Cuando era bibliotecaria comencé a hacer algunos trabajos de modelo y algo como vídeos para adultos, pero no relacionado con el porno aún. ¡Fue muy divertido! No esperaba que me gustara tanto como me gustó”, explica Darling a Teknautas, una apasionada de ‘Star Trek’ y ‘Harry Potter’ (tiene tatuado el código bibliotecario de la saga del mago). “Solo para ver un poco cómo era, porque no sabía o no entendía bien ese mundo”. Ganó dinero (“mucho más dinero que como bibliotecaria”) y decidió seguir explorando ese sector que ya empezaba a entender mejor. Hace ocho años, dejó su trabajo de bibliotecaria y se mudó a Los Ángeles.

“Nadie más podía estar conmigo”. Ahí comenzó su escena porno, sola ante la cámara y hablándole como si fuera una persona

En la primavera de 2014 y ya metida en la industria del porno, un día estaba navegando por Reddit y leyó a alguien que quería hacer escenas con realidad virtual, pero no sabía cómo contactar con un intérprete. Darling estaba muy interesada en esta tecnología desde pequeña y deseaba rodar algo; sin embargo, no tenía el conocimiento técnico como para experimentar con ello. “Era un poco la situación perfecta”: alguien que necesitaba una modelo y una modelo que buscaba quien conociera el aspecto técnico.

Ela Darling dejó su trabajo como bibliotecaria para trabajar como actriz porno. Ahora sigue en la industria, pero experimentando con la realidad virtual. (Imagen: cedida por Ela Darling)
Ela Darling dejó su trabajo como bibliotecaria para trabajar como actriz porno. Ahora sigue en la industria, pero experimentando con la realidad virtual. (Imagen: cedida por Ela Darling)

Realidad virtual con Dragones y Mazmorras

Aquella persona era James Ashfield, un joven que tenía entonces 20 años. Cuando Darling lo conoció en persona “no estaba muy segura de qué decir, porque parecía muy joven incluso para ver porno”. El primer encuentro lo define como “divertido”: tuvo que volar a Washington y de allí ir con Ashfield en tren a Maryland, donde estudiaba Física. Rodaron en el apartamento que ocupaba con otros estudiantes. “Sus compañeros no tenía ni idea de que iba a rodar porno ese día”. Cuando vio que estaban jugando a Dragones y Mazmorras, se animó, ya que ella también es fan del juego de rol. “Fue una experiencia muy divertida”.

Ashfield la llevó a su habitación, donde había una cámara de realidad virtual de 180 grados. Debido a esos 180 grados y a la pared, “nadie más podía estar conmigo”. Ahí comenzó su escena porno, sola ante la cámara y hablándole como si fuera una persona. “Cuando lo vimos, ¡parecía tan humano! Parecía muy diferente a cualquier otro porno que hubiera visto antes”.

Ela ha patentado un ‘software’ de emisión en directo cuya licencia tiene Cam4, uno de los portales de sexo en directo más populares del mundo

Volvieron a trabajar otras dos veces en Washington y se convirtieron en socios en VRTube. Siguieron rodando con las cámara de 180 grados y de ahí pasaron a las de 360 grados, que trajeron algunos problemas:colocadas en círculo, si alguna de ellas fallaba se perdía el aspecto tridimensional o real de la escena. Aun así, “los primeros vídeos que hice en 360 grados eran muy incómodos”. Ellos decidieron seguir estudiando en este campo. “Empezamos a experimentar con diferentes proyectos de captura e hicimos algo del primer porno holográfico”.

Darling es una apasionada de ‘Star Trek’, Harry Potter y Dragones y Mazmorras.
Darling es una apasionada de ‘Star Trek’, Harry Potter y Dragones y Mazmorras.

Con el tiempo han patentado un ‘software’ de captura de realidad virtual en 360 grados y emisión en directo cuya licencia tiene Cam4, uno de los portales de sexo en directo más conocidos de todo el planeta. Su principal virtud, según defiende Darling, es que permite rodar más cerca de la lente, a unos 15 centímetros, sin perder calidad o tener la imagen muy distorsionada. Otras necesitan que los actores estén a aproximadamente un metro de distancia.

En la actualidad se encuentra desarrollando este proyecto en Cam4, donde otra clave es que la persona que lleve las gafas y quien esté actuando interactúen en directo. “Una de las cosas más importantes en realidad virtual es la interactividad y ser capaz de hablar con alguien o interactuar o involucrarse en esta experiencia”. Así, para ella, “ver una porno en la que no estás [en realidad virtual] no está haciendo el mejor uso”.

Son ‘shows’ de grupo”, nos ponemos las gafas y compartimos modelo con otras personas. También puede haber espectáculos privados

Lo que proponen es una situación en 360 grados emitida en tiempo real. La persona que lleva las gafas de realidad virtual podrá interactuar con los modelos, escribirles, pedirles cosas o dar ‘tokens’ (las fichas que suponen una remuneración para estas personas), como si fuera una actuación convencional de Cam4. Si a ello sumamos la cercanía que permiten las lentes y que podemos comunicarnos a través de la voz, las sensaciones de inmersividad se incrementan. La experiencia está disponible para los principales modelos de gafas de realidad virtual: Oculus Rift, HTC Vive, GearVR y Google Cardboard.

Como en el Cam4 tradicional, “principalmente son ‘shows’ de grupo”, es decir, nos pondríamos las gafas y compartiríamos modelo con otras personas. También puede haber espectáculos privados, de solo una persona observando.

El proyecto está abierto desde el pasado mes de junio. Ahora, Darling está trabajando para buscar y formar a más modelos (hay unos 50 ahora) y hacer más accesibles las cámaras, que más personas las puedan tener para emitir en directo. Para ello, están diseñando y fabricando una especie de cámara de realidad virtual oficial que pretende sacar a la venta.

El ‘feedback’ que han recibido de momento ha sido positivo: “Hago demos en convenciones y, cuando la gente lo prueba por primera vez, sienten que están justo ahí”. Es más, asegura que “la gente que prueba el porno de realidad virtual y a la que le gusta no quiere volver al porno estándar. Creo que esto es increíble”. Lo califica de “una experiencia muy íntima: incrementa un sentimiento profundo de conexión con el intérprete”.

Darling también destaca cómo este tipo de porno ayuda a innovar en la tecnología. “Dando a la gente algo que les ayude a sentirse más conectados a otra persona, estamos ayudando a incrementar la calidad de la realidad virtual”.

Además de este proyecto, Darling está trabajando en otras aplicaciones no pornográficas para mejorar la experiencia de chat en directo. Ya no rueda las escenas que protagonizó apenas hace unos años y se ha convertido en toda una especialista de la realidad virtual. Ha llegado incluso a protagonizar charlas TED por ello. Es, además, presidenta del Adult Performer Advocacy Committee, una organización que lucha por mejores condiciones en la industria del cine para adultos.

Para ella, el futuro de la realidad virtual y el porno pasa por ser “más realista y mucho más accesible”. “La adopción de la realidad virtual se incrementa, así que creo que la industria del porno de realidad virtual tiene muchas oportunidades”, concluye. Ella, con su trabajo, está ayudando a que ambos campos, el cinematográfico y el tecnológico, avancen para el placer y disfrute de muchos.