Uno de los álbumes más influyentes y sin precedentes de la historia del rock.

Este fue el unndécimo álbum de estudio de Pink Floyd, legendario grupo del rock psicodélico y más adelante del rock progresivo, fue publicado en 1979 y grabado entre abril y noviembre de 1978 del año anterior, todo esto bajo la supervisión del productor Bob Ezrin y de las cabezas del grupo David Gilmour y Roger Waters.

El disco se lanzó como un álbum conceptual, es decir reúne un mismo concepto alrededor de todas sus canciones, en este caso, The Wall es protagonizada por una estrella ficticia de rock Pink, un personaje creado a partir de las vivencias del mismoRoger Waters.

Pink es tan solo es un álter ego del bajista de la banda, un antihéroe que vive una decadencia auto destructiva a raíz de los traumas que ha tenido que vivir, la muerte de su padre en la Segunda Guerra Mundial, la sobreprotección de su madre, la opresión de la educación británica, los fracasos en el amor y la presión a la que se debe enfrentar una estrella del rock, cada uno de sus traumas representa tan solo un ladrillo más en la creación del famoso muro.

Después de la salida de Waters de la agrupación y de las arduas batallas legales, el bajista se quedó con los derechos del álbum y usa todo su argumento e íconos para sus conciertos en solitario.

El álbum se ubicó en la posición número 1 de Billboard durante 15 semanas y se convirtió en el segundo álbum más vendido de la banda después de The Dark Side of The Moon y fue ubicado en el #87 de los 500 Mejores Álbumes de todos los tiempos según Rolling Stone en 2003.