Como se ilustra y representa la realidad de las ciudades

Es un domingo cualquiera en la capital charrúa y el clima permite que tanto uruguayos como turistas entren en ese proceso de fotosíntesis, esa relación directa e íntima con el dios sol.
Entre tanto se da ese rito y gracias al hábito latino de negociar, consigo una bicicleta de montaña para un recorrido urbano de exactas 3 horas.

El Orange Bike Rent Bike http://Orange Bike bis, Calle Perez Castellano 1417, 11000 Montevideo 2908 8286 https://g.co/kgs/mOzP7c, un pequeño y modesto templo de alquiler de bicicletas es la salvación para el turista que con poco tiempo quiere explorar de una manera diferente la ciudad de Montevideo. El local dispone de bicicletas urbanas, playeras y de montaña y apesar que ya tiene competencia, se ha posicionado y actualmente es reconocido por Trip Advisor.

Desde este local que está ubicado en una de las calles más populares de la ciudad vieja, el pedal se pone en movimiento para dar inicio al tour que permite ser testigo directo de las expresiones artísticas urbanas que estan plasmadas en los muros.
Sin embargo, las primeras imágenes que registra nuestro lente no son precisamente las del graffiti. Mientras la bici rueda por el malecón turístico la imagen que aparece son siluetas humanas disfrutando de un mate, un libro, un porro. Otras siluetas aparecen tonificado músculos llenos de sudor y otras más pasivas aparecen sujetando pacientemente cañas de pescar.
Unos kilómetros más adelante, el primer click se da en lo que parece ser un instituto infantil en el cual se evidencia la evolución del arte urbano; donde el estencil y el aerosol ya no son símbolos de ilegalidad. Líneas, bordes y colores relatan una realidad que todos en algún momento hemos vivido o jugado y que nos llevan a un viaje donde el juego era la vida misma.

Después de ese katharsis, las ruedas se ponen en movimiento una vez más y la cámara se enciende en búsqueda de grafos más salvajes. Ahora en el lente aparecen colores que se quieren salir del muro; un contraste de estilos Realistas, orgánicos y caracteres. La imagen que aparece es la de un viejo punk mochilero acompañando en su travesía por un perro. Un fiel retrato de un espíritu anarco-aventurero con un toque de boy scout.

Este y muchos otros graffitis permiten ver como se ilustra y representan esas  “realidades” de las ciudades Latinoamericanas y la bici aparece como el vehículo ideal para permitir una interacción más real con ese contexto urbano.