Preocupados por los daños causados por el hombre, indígenas de cuatro comunidades de la Sierra Nevada de Santa Marta, el sistema montañoso frente al mar más alto del mundo, trabajan por la preservación y recuperación de sus ecosistemas, también víctimas del conflicto armado.

Por eso, liderados por la etnia de los arhuacos y respaldados por los koguis, wiwas y kankuamos, en cooperación con el Gobierno colombiano, que los provee de recursos y asistencia técnica, desarrollan el programa “Guardabosques Corazón del Mundo”, que tiene su aplicación en los territorios declarados en 1979 por la Unesco como Reserva de la Biosfera.

Liderados por la etnia de los arhuacos y respaldados por los koguis, wiwas y kankuamos, en cooperación con el Gobierno colombiano, los indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta desarrollan el programa “Guardabosques Corazón del Mundo”.
Fuente: EFE/Archivo