Las similitudes entre las imágenes de los buzos de la Royal Navy y otros detalles han desatado todo tipo de espeluznantes conjeturas.

La película de «Gru, mi villano favorito» ha aupado a sus secundarios, esos simpáticos secuaces amarillos que en su debut como protagonistas en la gran pantalla se han convertido en el mejor estreno de una película animada en España. También conocíamos la capacidad de estos muñecos para salvar vidas, pero hasta el momento no sabíamos de dónde había partido la idea. ¿Seguimos así?

Pero… ¿cuál es el origen de los Minions? La última teoría que circula en las redes sociales ha conmocionado a muchos de sus seguidores, y ha despertado la indignación en otros tantos.

El pasado 19 de julio, la publicación de un usuario en Facebook inspiró las más conspiranoicas hipótesis sobre cuál había sido la semilla que dio vida a estos muñecos. Y la imaginación de su creador no tenía cabida en lasconjeturas que se hacían virales en la Red.

minions-nazis-550x700

Como muestra la imagen, este usuario ha divulgado en Facebook una teoría que vincula a los Minions con los nazis. Supuestamente estos esbirros que triunfan en la gran pantalla están inspirados en niños judíos con los que los científicos nazis experimentaban.

¿Y el idioma? Gracias (o por desgracia) a la teoría este usuario, perdería toda su simpatía. Luciano González ha asegurado en su red social que lospequeños torturados por los alemanes no hablaban la lengua germana, emitiendo una serie de sonidos que para los científicos eran motivo de burla. De ahí surgirían los banana, Poopaye, Baboi o Hana…

No es la primera vez que surgen similitudes entre los mejores amigos de Gru y el nazismo. De hecho, un vídeo de Youtube, que cuenta con más de seis millones de reproducciones, asegura que los Minions son niños secuestrados y torturados por Gru, un obseso de las mutaciones humanas y los experimentos más terroríficos. Una suerte de «doctor» Mengele.

Y todavía hay más asociaciones. Todas apuntan al país germano después de la Segunda Guerra Mundial. Una de estas se sirve del acento alemán del que Gru hace gala en la versión original de la película para insinuar su parecido a Hitler.

Rectificación

Pero el chileno Luciano González, quizás sobrepasado por la viralidad de su publicación, no tardó en rectificar. El experimento no era con los Minions, sino con la credulidad de la gente en internet y cómo comenzar una con un «¿Sabías…?» aumenta el número de lecturas de una publicación. Así justificada su ingeniosa idea, que alcanzó los 35.000 compartidos en Facebook.

Ni experimentos nazis ni niños torturados. La fotografía que el usuario atribuía al posible origen nazi de los Minion no era más que una fotografía de los buzos de la Royal Navy Submarine Museum de Reino Unido, y no era un traje que se usara en la Segunda, sino en la Primera Guerra Mundial.