“Somos un grupo de músicos, diseñadores, artistas y profesionales de las ciencias humanas, cuya inspiración es hacer de la basura la materia prima de nuestro trabajo, para transmitir nuestro conocimiento y sensibilizar a niños, adolecnetes y adultos sobre la responsabilidad que tenemos con el medio ambiente y nuestro entorno urbano. Trabajamos con la temática de la basura basándonos en las 3R: Reducir, Reciclar y Reutilizar y agregándole una 4 – RECREAR el concepto de la basura”

Latin Latas una agrupación musical con un claro sentido ambiental que a través de la acción, elaborando instrumentos 100% con residuos sólidos, busca utilizar la música como herramienta de comunicación para informar y sensibilizar frente al consumo responsable y las consecuencias que tiene la falta de conciencia frente a el medio ambiente.

 Esta sensibilización debe construirse desde el interior de cada ser humano, entendiendo que nosotros somos parte del medio ambiente y que este no es algo externo a nuestro propio ser. En este sentido, cada cosa que le pase a nuestro planeta nos afecta como individuos y como especie.

27dc5a_e727f06fd0024fd2a027806eefcc902a.jpg_srb_p_929_618_75_22_0.50_1.20_0.00_jpg_srb

Como grupo comprometido con la búsqueda de soluciones duraderas a los problemas que la especie humana está atravesando, tanto ambientales, como sociales, tiene claro que “ser verde” es un proceso que se debe construir y alimentar día a día. Ser verde no es entonces un simple estado o un adjetivo que se debe utilizar como una moda pasajera y de supuesta preocupación. Para ellos “verde” debería pensarse como un verbo que rige todas las acciones cotidianas de cada ser humano, de manera individual y colectiva.

Antes se pensaba: “lo que no sabes, no te afecta”, pero la verdad frente al medio ambiente es que mucho de lo que sucede tras bambalinas y fuera de nuestra vista, nos afecta profundamente, afecta a las demás especies y al planeta. Sin embargo, la desconexión que sufrimos como especie frente el medio ambiente, tiene como efecto que no somos conscientes de las consecuencias cotidianas de nuestros actos. No nos percatamos, no percibimos la relación que existe entre nuestra participación activa en la generación de todo tipo de agentes contaminantes y el daño que ocasionamos.