Un equipo de científicos de la Universidad de Bristol ha creado una tecnología que permite generar formas 3D basadas en ultrasonido que se pueden sentir al tacto.

27dc5a_a19759cf982b42af8c1e466683ad43e8.jpg_srz_p_600_348_75_22_0.50_1.20_0.00_jpg_srz

 En la Universidad de Bristol, en Reino Unido, se ha llevado a cabo una investigación que ha dado como resultado el desarrollo de una tecnología háptica. Su particularidad es que es capaz de producir formar en tres dimensiones que se pueden tocar, lo que se podrían considerar como una especie de ‘hologramas táctiles’. El método se basa en ultrasonido, hasta aquí no tiene nada de novedoso, pero la precisión que han alcanzado los científicos permite pensar en aplicaciones más allá del entretenimiento, como la medicina.

La tecnología holográfica ha dado pasos importantes en los últimos años, tanto es así que se ha especulado con su uso en smartphones, así como sus aplicaciones para fines educativos – modelos a tamaño aumentado podrían servir para el estudio de la anatomía – o para fines médicos. En este último caso los hologramas se obtendrían mediante la combinación de miles de imágenes sacadas con ultrasonidos, tomografía axial computerizada o resonancia magnética. Los profesionales de la medicina tienen así la posibilidad de examinar un órgano o una zona en tres dimensiones y ampliar las partes que les interesen.

Este nivel de precisión se incrementaría sustancialmente con la tecnología desarrollada por los investigadores de la Universidad de Bristol. Su método permitirá no solo representar visualmente un órgano en sus tres dimensiones, sino que también se podrá reproducir la morfología del mismo. A falta de incrementar la exactitud de la tecnología, el médico tendría la capacidad de tocar el órgano para examinarlo, obteniendo un conocimiento significativamente más profundo que del que hoy dispone.

La tecnología háptica –término que agrupa a un conjunto de interfaces que permiten interactuar mediante el sentido del tacto – constituye una fuente de investigación para diferentes sectores. Uno de ellos es el del entretenimiento. Los videojuegos y los entornos de realidad virtual resultan propicios para experimentar con este tipo de sensaciones táctiles generadas en el aire.

La otra rama principal que tiene especial interés es la investigación y la medicina. Con el método desarrollado en la Universidad de Bristol un cirujano sería capaz de sentir físicamente los efectos de una enfermedad, como un tumor. Esta tecnología en concreto concentra sobre el dispositivo emisor patrones complejos de ultrasonido. En una prueba realizada por los investigadores, que aplicaron la emisión a una capa de aceite, se pueden ver las formas que el ultrasonido genera en el aire.