Imagen extraída de: página de Facebook de Colectivo Mala Gana

 

Buscando un medio para reunir distintas ideas y darse a escuchar inicialmente dentro de su propia comunidad en la localidad de suba, nace el Colectivo Mala Gana, encabezado por el artista urbano Harold Cuellar, quién preocupado por distintas medidas del gobierno contra el graffiti, decidió junto con un grupo de jóvenes, dar inicio a este colectivo para dejar de ser marginados por su comunidad, usando el arte como su principal herramienta.

Foto de : Mala Gana

La principal finalidad del colectivo Mala Gana desde su inicio, es realizar intervenciones artísticas en pro de la comunidad, principalmente de suba. Con piezas de graffiti y muralismo han buscado transmitir a las personas mensajes  de positividad mientras dan una nueva cara al sector llenando de colores sus muros; como ejemplo de esto, podemos encontrar 2 muros realizados en jardines infantiles del barrio La Fontana con el fin de darle un nuevo y mejor aspecto a estos; también el mural más grande de toda la localidad que se titula Soñar y fue realizado con el apoyo de la junta de acción comunal de este sector.

 

Foto de: Mala Gana

El colectivo se conforma por jóvenes preparados en distintas disciplinas, actualmente hace parte de este grupo un sociólogo, un politólogo, una diseñadora gráfica, una publicista, un artista plástico, un ingeniero industrial y un gestor de cultura, pero a lo largo de su trayectoria este colectivo ha contado con el apoyo de varias personas que han decidido ser parte de este temporalmente.

Para Cuellar la finalidad de Mala Gana es “ser una plataforma cultural, en la cual se puede mostrar o exponer los diferentes saberes y oficios de otras personas de la comunidad de suba, de Bogotá y esperamos algún día de todo el territorio nacional, esta es la función principal actualmente, dinamizar distintas manifestaciones culturales”. Tanto para Cuellar como para su equipo de trabajo, esto es algo que se puede lograr por medio del arte urbano, reafirmando la importancia que prácticas como el graffiti y el muralismo tienen para la sociedad.

Algo que diferencia a Mala Gana de otros colectivos de graffiti y arte urbano, es que su trabajo siempre ha sido principalmente con la comunidad, “también nos ha diferenciado a lo largo de este tiempo, la autenticidad de nuestras piezas, en lo personal también creo que la verraquera y el realizar ciertas acciones sin esperar algo a cambio y sin importar el que dirán, siemp

Foto de: Mala Gana

re que esto le aporte en algo a nuestra comunidad” dijo Cuellar; demostrando su compromiso y su sentido de pertenencia por la localidad que lo vio nacer. Entre sus aliados encontramos a las juntas de acción comunal, distintas casas de la cultura de Suba y agrupaciones artísticas sin ánimo de lucro, con las que buscan intercambiar conocimientos y generar alianzas para realizar más y mejores trabajos, pero su principal aliado estratégico es la gente ya que su trabajo busca hacer un bien a ellos y al entorno.

Pero este colectivo ha pasado por varios inconvenientes, principalmente económicos, “lamentablemente todo funciona con dinero y en algunas ocasiones hemos sido víctimas de engaño con algunos proyectos de la alcaldía o por parte de algún particular, principalmente en incumplimiento de pagos lo que nos afecta en la terminación de estos muchas veces por falta de materiales” dijo Cuellar. Ellos ven esto no solo como una forma de hacerles perder tiempo o retrasarlos, sino que creen que se ve afectada toda la comunidad, algunos de sus proyectos han caído en picada debido a esto y no se han podido llevar a cabo, por lo que en algunas ocasiones no han podido cumplirle a las personas de una manera satisfactoria, pero siempre están buscando maneras de encontrar soluciones a esto por medio de la exploración artística.

Foto de: Mala Gana

El año pasado Mala Gana hizo parte del Festival de Cortos Psicoactivos organizado por el grupo Échele cabeza cuando se de en la cabeza, para este, realizaron un videoclip llamado Secuelo, Cuellar hablo sobre este, “el corto fue una experimentación, púes no teníamos una estructura o una idea de sacar una animación, pero vimos esta oportunidad y decidimos hacerlo”. En este corto se muestra el discurso de un consumidor, por medio de la animación de un personaje que decidieron llamar  El Care Mierda, desde el cual se expone un día en la vida de un consumidor habitual de cocaína, el proceso de realización de este corto le llevo al grupo un aproximado de 2 semanas.

Acá el corto:

En los próximos meses el colectivo espera poder llevar a cabo un proyecto llamado Proyecto Muta, con el que buscan intervenir las fachadas de algunas propiedades horizontales de Suba, también esperan poder presentarse y aplicar para un estímulo distrital de este año para lograr hacer realidad el Proyecto Muta y seguir construyendo cultura por medio de distintas piezas gráficas que seguirán plasmando en las paredes a lo largo de la ciudad de Bogotá.

Galería: