Según se conoce, por cada gramo de oro ilegal, queda una tonelada de tierra contaminada con cianuro, con ácido sulfúrico y con plomo, dejando a su paso un impacto devastador en el medio ambiente.

Esta información fue entregada durante la visita que realizó el Ministro de Ambiente y Desarrollo, Sostenible, Luis Gilberto Murillo como parte de la comitiva del Presidente de la República, Juan Manuel Santos, a la vereda Yuto del municipio de Atrato en Chocó en donde supervisaron los resultados de la puesta en marcha de la operación Marte, creada para desmantelar un complejo minero que explotaba ilegalmente oro.

El Chocó es uno de los departamentos más golpeados por la minería criminal. De acuerdo con el jefe de la cartera ambiental, “los impactos ambientales resultado de la práctica de la minería ilegal no tienen precedentes. Estamos comprometidos con la recuperación de los ecosistemas afectados, y con la implementación de programas de desarrollo sostenible para el sector y la región”.

De igual manera, solicitó la colaboración de las comunidades para hacer frente a la amenaza que representa la minería criminal en la conservación de los ecosistemas y recursos naturales únicos del territorio.

Actualmente se adelantan decretos que prohibirán la importación de mercurio, utilizado mayoritariamente por actores ilegales en el ejercicio de la minería, y con lo cual se busca disminuir la contaminación de ríos y cauces de agua.

Fuente: Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible