El fotógrafo Erich Cheng ha consagrado su vida a la búsqueda de nuevas perspectivas. Este hilo narrativo se ha construido desde las alturas con imágenes capturadas por drones para que, sentado en el sofá de tu casa, atisbes desde las páginas de su libro horizontes jamás imaginados.

Volcán Holuhraun (Islandia)

La Madre Naturaleza de cuando en cuando decide desahogarse. Esta erupción volcánica se produjo en enero de 2015, aunque el magma incandescente aparece  frecuentemente en estos lares. La remota ubicación de este paraje no supuso un peligro para los frágiles humanos que, sin embargo, cada verano no dudan en acudir a este área del Parque Nacional Vatnajökull para recorrer sus senderos y curiosear junto al cráter.

Lago Mytvatn (Islandia)

En el norte del país se asienta un enclave geológico muy valorado por los vulcanólogos gracias a los interesantes pseudocráteres que se aprecian en esta toma. También es un lugar estratégico en las rutas de las aves migratorias y un espacio precioso para avistar las auroras boreales o el sol de medianoche, según la época del año. Esta importante zona lacustre se surte de corrientes subterráneas que alimentan los cercanos baños naturales de Jardbodin.

Archipilélago de Tonga (Oceanía)

El fotógrafo Eric Cheng quedó atrapado con las formas caprichosas de este territorio prácticamente virgen varado en el sur del Pacífico. Son nada menos que 177 islitas donde las ballenas jorobadas acuden para aparearse cuando el verano toca a su fin. Te aguardan atolones coralinos, exuberancia tropical y arenales completamente desiertos.

Pura Tanah Lot (Bali)

Seguro que quitan el aliento las vistas desde este santuario inmerso en el océano, aunque si no eres balinés jamás tendrás la oportunidad de disfrutarlas. Es un templo de peregrinación desde el siglo XVI, así que siempre está muy concurrido. Para fotografiar su silueta lo mejor es acudir al atardecer a los acantilados cercanos mientras aprovechas para rogar a los espíritus del mar que conserven por siempre tu curiosidad viajera.

Cueva de Son Doong (Vietnam)

Ante tus ojos, la cueva más grande del planeta. En su inmensidad cabe un cauce fluvial, simas, una larguísima galería, una jungla e incluso playas. En su cota más alta, la cavidad podría acoger una torre vertical formada por 60 elefantes. Esta maravilla natural descubierta hace 26 años por un pastor está tan solicitada que ya ha vendido todas las entradas para este año, casi 3.000 € por visitante. Solo queda entrar en la lista de espera de 2018.

Cabeza de León (Sudáfrica)

Esta significativa prominencia custodia Ciudad del Cabo. Para Eric Cheng fue un privilegio caminar hasta la cima durante la noche para hacer volar el dron con cámara desde las alturas y registrar así el amanecer. El resultado es esta soberbia panorámica del Parque Nacional Montaña de la Mesa, lugar que recomendamos abordar en noches de luna llena.

París (Francia)

Île de la Cité es un exiguo territorio firme encallado en el cauce del río Sena. Además de representar el corazón histórico de la capital francesa es el solar sobre el que se erige la Catedral de Notre Dame, una obra maestra del gótico que cada año cita a 13 millones de almas. Esta instantánea realizada con una cámara Phantom de primera generación alcanza gran dramatismo por las caprichosas formaciones de las nubes.

Fotografía aérea con drones, de Eric Cheng. Editorial Photo Club. 29,95 €.

El portfolio del fotoperiodista norteamericano es envidiable. Eric Cheng es un maestro de la fotografía submarina y aérea. En este libro desvela sus secretos técnicos para registrar impactantes imágenes con la tecnología que ofrecen los drones.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: www.elle.es