El gobierno de los Estados Unidos suspendió la construcción del oleoducto que atravesaría territorio indígena en el Estado de Dakota del Norte. La decisión tomada por las autoridades federales se dio luego de varios meses de continua protesta social,  liderada por la comunidad de nativos americanos de la localidad de Standing Rock, territorio de reserva de la ancestral nación Sioux, que ha conseguido ganar  una de las muchas batallas legales contra la industria petrolera estadounidense.

 

El Cuerpo de Ingenieros del Ejército de EE.UU rechazó la solicitud de la compañías petroleras Energy Transfer Partners LP y Sunoco Logistics Partners L.P de construir un tramo de 1.8 kilómetros de oleoducto que permitiría llevar combustible hasta el Estado de Illinois y que pasaría por el Lago Oahe, reserva hídrica del Río Missouri y de la comunidades Sioux en Standing Rock y Cheyenne River. El proyecto costaría alrededor de 3800 millones de dólares.

La protesta de los Sioux que inició en abril del 2016 ha recibido el apoyo de diversas organizaciones sociales, sindicales e incluso hasta de veteranos de guerra.  El gobierno del Presidente Barack Obama les dio la razón a los manifestantes el pasado mes de septiembre, cuando la represión policial había alcanzado su punto más alto: cerca de 150 personas detenidas y 200 heridos en la confrontación. En redes sociales, la protesta se trasladó a Twitter con el hashtag, #NODAPL (No Dakota Access Pipeline – no al oleoducto de acceso de Dakota) y también se ha promovido una campaña viral con el lema: “Respeta nuestra agua”. 

 

rezpect_our_water_logo

 

Sin embargo, la victoria aun no está completa, pues el Presidente electo Donald Trump ha manifestado en diversas oportunidades su apoyo a la construcción del oleoducto y su rechazo a los reclamos de la comunidad Sioux del Lago Oahe. Según los manifestantes, faltaría esperar la decisión ejecutiva que tome el próximo mandatario norteamericano, que tomaría posesión de su cargo a partir de enero del 2017.

De acuerdo al Presidente de la Reserva indígena en Standing Rock Dave Archambault II  “Cuando se trata de desarrollo de infraestructura en el país indio y con respecto a las tierras de los tratados, debemos esforzarnos por trabajar juntos para llegar a decisiones que reflejen las consideraciones multifacéticas de las tribus”. Así mismo, Archambault II ha solicitado a la Energy Transfer Partners, al gobernador de Dakota del Norte Jack Dalrymple y al Presidente electo Trump,  que respeten la decisión del Cuerpo de Ingenieros y  busquen vías alternas para la construcción de este oleoducto.

 

Fuente: Reuters