La concientización autónoma del ser humano sobre los usos de la naturaleza en la última década ha ido en aumento, con el fin de conservar el hábitat para una vida saludable.

Tomada de: https://www.facebook.com/OsanovaP/

La sociedad en la búsqueda de mantener un óptimo estado de salud, se ha abstenido de hacer parte de la industria cárnica y transgénica por los altos índices perjudiciales para el bienestar del organismo humano, es por esta razón, que se han aumentado los productos orgánicos, haciendo resistencia al evitar consumir los alimentos que brindan las grandes industrias al público, una revolución alimenticia.

De esta manera, el hombre adquirió un juicio de valor sobre los abusos, que las grandes empresas le están dando a las industrias agrícolas y ganaderas. En el afán por evolucionar, perjudican el sano desarrollo de los productos a consumir, inyectando suplementos químicos para un crecimiento acelerado. En el sector agrícola, implementan leyes como la resolución 970, la cual “establecen los requisitos para la producción, acondicionamiento, importación, exportación, almacenamiento, comercialización y/o uso de semillas para siembra en el país, su control y se dictan otras disposiciones”, decreto que perjudica las actividades campesinas y el libre desarrollo de los cultivos orgánicos

En Bogotá, Colombia, una metrópolis en donde el tiempo no se puede perder, porque el ritmo frenético de la ciudad no lo permite. Los ciudadanos viven afanados, preocupados y ansiosos por adquirir un bien monetario para satisfacer sus necesidades. La angustia que produce estar bajo presión, descompensa el sistema inmunológico, haciendo que se le otorguen libertades al aparato digestivo para que procese alimentos de dudosa procedencia, que afectan indirectamente la salud. 

Tomada de: https://www.facebook.com/OsanovaP/

En la ciudad el habitante recurre a los supermercados o tiendas de barrios como medio de abastecimiento, dónde se encuentra con verduras y frutas en total perfección: su tamaño, el color, la circunferencia, etc. Frente a esta problemática el Ingeniero de Sistemas, Hernán Rodríguez, en búsqueda de un producto saludable y que no pareciera de revista, se interesó por buscar escenarios de formación para el auto-cultivo de productos orgánicos como: el tomate, la lechuga, la zanahoria, entre otros. Este hecho hizo que Hernán, investigará y desarrollará una huerta urbana, Osanova.

La Revista Culture, tuvo un acercamiento con el Ingeniero, Hernán Rodríguez, para que nos contará sobre el proyecto, Osanova.

¿Cómo nace la idea de realizar una huerta casera?

El proyecto nace a partir de dos motivaciones: la primera, el interés por aprender sobre emprendimiento; en ese proceso de aprendizaje leí en uno de los libros que el emprendedor natural es el agricultor, ya que en sus procesos diarios refuerza los valores que debe tener un futuro empresario; la puntualidad, para iniciar los ciclos de siembra y regar en la hora apropiada; la paciencia, para esperar a que germine y crezca una planta; el criterio, para decidir que planta dejar en el raleo; la solución a problemas, cuando aparecen las plagas y enfermedades. En general la disciplina para ejecutar los pasos que requiere un ciclo de cultivo. La segunda motivación fue producir hortalizas orgánicas con el fin de realizar un tratamiento alternativo contra el cáncer, llamada Terapia Gerson, la cual se basa en una sana alimentación preferiblemente con productos libres de agroquímicos. Hace aproximadamente 4 años, los alimentos orgánicos eran muy costosos y difíciles de conseguir, por lo que decidí impulsar con más fuerza la implementación de la huerta, todo esto a raíz de un cáncer que padecía mi mamá y que finalmente no se puedo curar por lo evolucionada que estaba la enfermedad. Finalmente, nace Osanova para producir alimentos orgánicos en huertas urbanas, que se apoyen en la tecnología para un óptimo y práctico proceso de la agricultura, utilizando material reciclado lo que contribuye al cuidado del medio ambiente, fomentando los principios y valores de emprendimiento y una alimentación saludable como lucha preventiva contra el cáncer.

¿Qué dificultades ha encontrado para desarrollar Osanova?

Pues más que dificultades yo las llamaría retos. La inexperiencia en temas agrícolas a raíz de una vida en la ciudad y la falta de enseñanza práctica  en los colegios urbanos hace que todo se quede en la teoría y a la hora de llevarla a la práctica, la sola siembra de una semilla termine siendo un fracaso. En ese contexto fue necesario probar diversas técnicas de cultivo en suelo duro (urbano), hasta encontrar la apropiada para el tipo de hortalizas que estoy cultivando, proceso que tomó casi 3 años por los ciclos de cultivo. Otro factor y que en general afecta cualquier proyecto que pretenda ser creativo es la falta de apoyo. Al comienzo nadie se interesó por ayudarme a crear la huerta y todo fue una lucha por seguir adelante, el sacrificio es otro de los valores que se aprenden en el proceso. He dedicado muchos fines de semana y festivos implementando la idea y eso hace que pierda contacto con la familia y amigos. Sin embargo al final vale la pena ver la idea plasmada en el mundo real, para cumplir un propósito.
En conclusión, la inexperiencia, la falta de tiempo, la falta de apoyo, los ciclos de siembra, los fracasos en la implementación de las diferentes técnicas, han sido los retos de este proyecto.

¿Qué materiales recomienda para la creación de una huerta casera?

En la experiencia que he tenido con el proyecto, puedo decir que el reciclaje y la agricultura son grandes aliados. Los soportes de las materas en Osanova, están hechas con madera de estibas recicladas, las materas son recipientes de detergentes que salen del aseo en el lugar donde laboro. En un momento utilice botellas de gaseosa, sin embargo, el plástico PET con el que están hechas no es aconsejable (según estudios) si van a estar expuestas al sol directo y al agua, pues a medida que pasa el tiempo sueltan el químico del cual están hechos. Recomendaría esos recipientes para lugares internos. También se puede utilizar bolsas de plástico, las de la leche son muy buenas para plantas pequeñas o como semilleros, ya que en su interior son negras y protegen la planta de hongos y musgo. Los cartones de huevos funcionan bien como bandejas de semilleros. En general cualquier recipiente de plástico que no sea transparente puede servir, lo importante es que tenga un buen drenaje y un buen sustrato, preferiblemente orgánico.

¿Cómo es el funcionamiento y el proceso del sistema de riegos y abono que maneja?

Osanova está pensado para optimizar los recursos, en este caso el agua es uno muy importante cuando se trata de cultivar en la ciudad. Lo primero que hacemos es recolectar el agua lluvia a través de las tejas que protegen la terraza, el agua drena hasta uno par de tanques de almacenamiento de 500 Lts cada uno.

Tomada de: https://www.facebook.com/OsanovaP/

Posteriormente a través de tubería distribuimos el agua hasta las galeras donde están las materas, el agua pasa por unos filtros de gravilla que eliminan materiales gruesos del agua y aporta minerales al mismo tiempo. Finalmente, una electroválvula se encarga de permitir el paso hacia las mangueras de riego por goteo, que se instalaron para cada una de las materas. Un programador de riego se encarga de activar la electroválvula según los valores parametrizados, como: el ciclo, la hora y la duración.

Respecto al abono, nosotros mismos lo preparamos. Recogemos los residuos de materia orgánica que salen de las cocinas en unas canecas de doble fondo que se encargan de drenar los lixiviados que suelta el proceso de descomposición. La recolección de la materia en la caneca se va cubriendo con una capa de bokashi, el cual se compone de salvado de trigo combinado con EM orgánico. (Microorganismos Eficientes), su propósito es, disminuir los malos olores y mejorar el proceso de descomposición. Una vez la caneca está llena, se recoge y se mezcla con materia orgánica seca, un puñado de tierra y hojas marchitas del jardín, con el fin de crear un precompost, que posteriormente es utilizado como alimento del proceso de lombricultura para producir humus que sirve de abono orgánico para las plantas. Actualmente, terminamos de implementar el drenaje de los lixiviados al sistema de riego para que aporte nutrientes al agua y a su vez fortalezcan el sustrato de las plantas.

¿Qué profesión ejerce aparte de dedicar su tiempo a la huerta?

Mi profesión es ingeniero de sistemas, lo que me permite ver el proyecto con un enfoque tecnológico. El desarrollo e implementación de herramientas tecnológicas favorece la automatización de algunos procesos, facilitando las labores del agricultor urbano.

¿Cómo contribuye al medio ambiente con la actividades que realiza dentro de la huerta?

Tomada de: https://www.facebook.com/OsanovaP/

Los pilares de Osanova se basan en lo urbano, orgánico, reciclaje y tecnificado. Al unir estos pilares, estamos aportando al medio ambiente en lo urbano, pues las plantas en la ciudad consumen el exceso de CO2 y lo transforman en Oxígeno, mejorando la calidad del aire.En lo orgánico, al no utilizar productos químicos, que contaminan los ríos y a las personas que consumen alimentos cultivados bajo la técnica convencional.En el reciclaje, pues al utilizar materiales reciclados, disminuimos los residuos que terminan en los basureros y le damos un segundo uso, lo que fomenta la economía circular, y por último, al ser tecnificado optimizamos las labores del agricultor, impulsando a que otras personas implementen huertas urbanas, lo que motiva a que cada vez seamos más los que aportemos como solución a los problemas que enfrenta cada día el medio ambiente.