“Son la paranoia y la angustia, disfrazadas de sarcasmo que acompañan al tema ‘New Delhi’, la clave emocional para comprender desde dentro este álbum, con el que Madness cogieron las riendas de la conciencia urbana”

Sara Morales nos traslada a 1982 para recuperar “The Rise and Fall”, el cuarto trabajo de los ingleses Madness. Un trabajo que empezó girando alrededor de estampas de la infancia, como ocurre en su famoso ‘Our house’, y derivó hacia otros derroteros.

 

madness-the-rise-and-fall-25-02-17

Madness
“The Rise and Fall”
STIFF RECORDS, 1982

Texto: SARA MORALES.

Aunque este cuarto álbum fue concebido como una retrospección hacia el pasado por parte de los miembros de Madness, y en un principio cada uno de ellos iba a escribir una canción rememorando sus recuerdos de la infancia, lo cierto es que solo el tema capital del disco, ‘Our House’, se puede considerar un canto a la nostalgia, a la inocencia. Fue precisamente esta canción –la más popular del grupo– la única que consiguió hacerse un hueco entre los diez primeros puestos de las listas estadounidenses. De hecho, el álbum nunca llegó a lanzarse como tal en aquel país. Sin embargo, el sexteto de Londres gozaba de un gran reconocimiento y popularidad en Europa como cabecillas del movimiento 2-tone con el que activaron el resurgimiento del ska junto a bandas amigas como The Specials. Un revival que siempre fue su especialidad y el rasgo más marcado de su personalidad, aunque con este “The rise and fall” de 1982 se atrevieran a experimentar y a ampliar su paleta de sonidos picoteando en géneros como la new wave o incluso el jazz.

A pesar de que terminaron apartando el regreso a la niñez como contenido principal del disco, este siguió considerándose un trabajo conceptual, pero dirigido hacia otros derroteros. Es por eso que nos encontramos con temas de calado político como ‘Blue Skinned Beast’, que introduce ciertas teorías conspiranoicas (y paranoicas) por parte de los poderes institucionales del país, así como una crítica satírica a Margaret Thatcher y su papel en la Guerra de las Malvinas. Madness se habían declarado apolíticos unos años antes, pero los tiempos no eran fáciles, la decepción social se respiraba en al aire y consideraron que había llegado el momento de reaccionar. De ahí también el rapapolvo hacia los gobernantes y portavoces de la oposición, por su constante e irritante verborrea, a través de ‘Mr.Speaker (gets the word)’.

Los detellos pop que decoran piezas como ‘Sunday Morning’ o ‘Are You Coming With Me’ no consiguen evitar el cariz sombrío que sustenta el sonido general del álbum. No olvidemos que este se fragua de mano de un grupo de chicos de la Inglaterra proletaria y grisácea de principios de los ochenta, con la máxima pretensión de sumergirse todavía más en el fango con ella para describirla e intentar rescatarla

Esto no exime a la melancolía de hacer acto de presencia. Sucede en temas como ‘Tomorrow’s Just Another Day’, con un grito desesperado e irónico a la libertad. Tampoco el agobio y la inquietud se pierden la fiesta en ‘Primrose Hill’. Pero son sin duda la paranoia y la angustia, disfrazadas de sarcasmo que acompañan al tema ‘New Delhi’, la clave emocional para comprender desde dentro este “The Rise and Fall”, el álbum con el que Madness cogieron las riendas de la conciencia urbana.