Así  como el agua y las personas después que se contamina es difícil recuperar su estado natural, las historias populares cuentan que alguna vez en la ciudad de Bogotá existió un río de agua limpia que nació en el  alto de la Calavera, Municipio de Villa pinzón al norte de Cundinamarca, donde habitantes de la ciudad Iban a compartir un día al lado del río con sus familias o amigos, este mágico lugar fue para muchos de nuestros abuelos y abuelas el nacimiento de sus primeros romances.

27dc5a_06d77bca4aaa4589b8c33570b5dbb11d.jpg_srb_p_494_699_75_22_0.50_1.20_0.00_jpg_srb

 

Este río recorre en dirección suroccidente y desemboca en el río Magdalena, a lo largo del río y a lo largo de los años son muchas las anécdotas que pueden pasar al lado de él y si tenemos en cuenta que el salto del Tequendama esta situado en este famoso rio imagínense que cosas no ha tenido que ver el pobrecito, además de la mucha contaminación que recibe a diario ya que es la principal fuente hídrica de la Sabana de Bogotá y el receptor de los aportes domésticos de los habitantes de Bogotá y los municipios aledaños de la Sabana, así es el río Bogotá ese que en muchas oportunidades nos encontramos o cruzamos en algún momento y porque no cuando pequeños le tiramos piedras en busca de algunas aventuras, han sido varios los intentos por su descontaminación y su recuperación total con promesas de ex presidentes de la república, concejales, candidatos al senado y demás actores políticos, es aquí donde quiero enfatizar este artículo, porque así como en el gobierno y en algunas alcaldías, en el río también habitan estos pequeños roedores  que llamamos “ratas” los que  nunca queremos encontrar pero están por todas partes y en épocas de campaña con el mejor traje, se mueven ligeramente entre las masas, recorriendo las ciudades y los barrios, aglomerando públicos y prometiendo cosas que en su mayoría se quedan solo en promesas ya que seguimos viviendo la falta de compromiso por la garantía del acceso digno a educación, salud, empleo, igualdad en donde las aguas del río permitan una vida digna para  todos, y sean roedores o ratas políticas todo sigue en sus  aguas contaminadas ya que mientras tanto alrededor del río o a las orillas miles de persona tienen esperanza de que todo cambie esperando tener salud, educación y empleo digno.

Es el cause de los ríos quién permitirá una transformación en donde todas y todos desde diferentes alternativas, sociales, políticas, culturales seamos capaces de limpiar nuestras aguas internas y construir ríos de esperanza y conciencia social   con realidades   para la construcción de un tejido en los barrios,  pero los roedores no tienen la culpa de ser comparados con estas “ratas” que tanto daño le hacen a la sociedad (algunos políticos), porque aunque invadan los territorios no deciden por nosotros  y  el llamado es a los habitantes de este territorio, abramos bien los ojos y tengamos mucho control social con estos roedores no solo los de cuatro patas que habitan los ríos, ya que desde nuestros hogares podemos empezar con el buen manejo de las basuras, algo muy importante no botar la basura al río, ni en sus periferias ya que esto es un pequeño aporte como ciudadanos para el control de estos roedores, pero para controlar las otras “ratas”, las de dos patas tenemos que estar pendientes de sus propuestas, pendientes en las alcaldías de los recursos públicos, pendientes de hacer veeduría ciudadana y control social de que se estén haciendo bien las cosas, tenemos que darnos cuenta de las estrategias políticas y a quién van a favorecer, vivimos en un territorio donde los oprimidos somos explotados, manoseados cuando hay campaña y olvidados cuando son electos, dejemos la indiferencia y salgamos a las calles a defender y reclamar nuestros derechos, los derechos que son de todos y todas, debatir por la paz y la justica es un deber de cada uno de nosotros, no dejemos que sigan haciendo un país de muchos para unos pocos nada más. la descontaminación de las aguas sucias solo depende de la conciencia de cada ciudadano e individuo y ustedes que prefieren bañarse en un rio de ratas o en un rio de esperanza, resistencia y libertad.

¡Resistencia y libertad!

  Cristian Sánchez

Reportero Digital

Facebook: OBRERO PDF

Twitter: @OBRERO1986

cristiansanchez642@gmail.com