Las armas dieron la libertad a los criollos hace ya más de 200 años, hoy la libertad, casualmente, se representan en los diferentes medios alternativos de trasporte, la tabla, patines, cicla, monopatín etc. La mujer con el paso del tiempo encontró en estos objetos un sinónimo de desprendimiento de la rutina y el miedo por la calle. Queens Bicimensajeria sabe de este cuento revolucionario que vivimos ahora. El fenómeno de la bicicleta.

1435-MAM26

Y ya que hablamos de revolución, es preciso mencionar las nuevas ideas de movilidad que se ven en nuestra ciudad. Rodar en cicla viene desde siglo XIX y su uso para la mensajería data desde 1875, cuando la bolsa de París incluyó bicimensajeros para sus entregas, de igual forma Wester Union empleaba grandes cantidades de mensajeros en bicicleta en New York. Al correr del tiempo esta tradición persiste, es común que todo negocio tenga el chino de los mandados, que armado con su bicicleta entrega de todo. Desde bultos de papa, periódicos, frutas, pan, chitos, leche, incluso, para llevar los niños al colegio.

dimensión tesa

Queens Bicimensajeria es una historia de emprendimiento, hecho por mujeres, liderado por madres artistas y deportistas. La bici mensajería en otros países es un negocio duro pero que deja sus ganancias, Kathy Suavita, líder de Queens, viajó a New York y camelló en la bicimensajeria, especialmente en delivery food y papelería de oficinas, vueltas de banco y notarias para que nos hagamos una idea. Pero antes de esta experiencia, intentó crear su empresa de bicimensajería en Bogotá  unos 8 años atrás, pero nadie creyó que la cicla pudiese remplazar a una moto, el proyecto fracasó.

Al regresar de New York, la bicicultura en nuestra ciudad había tomado una popularidad significativa. Es habitual ver ciclistas por todos lados. Los jóvenes se apoderaron de la vía, y no con palos, droga o armas, como lo creen aquellos enemigos de los ciclousuarios. Esta toma la representaron las bicicletas que llenan de libertad a sus riders. Aquella libertad de correr, encontrar sitios y direcciones desconocidas en Bogotá, le dio el chispazo mental a Kathy para formar QueensBicimensajería. Para sumársele a esta idea llegaría Sandra Rodríguez, jugadora de Bicipolo y amante de la bicicleta. Allí el colectivo fue creciendo hasta el día de hoy que lo conforman 8 Riders.

Cortesía Queens Bicimensajeras
Cortesía Queens Bicimensajeras

Esto no es trabajo para cualquiera, hay saber pedalear duro, mantener la energía y seguir adelante, nos cuenta Kathy. Es de admirar el trabajo de un bicimensajero en Bogotá. Andar en la calle arriesgando la vida en una ciudad donde la cultura vial está enterrada en el basurero de Doña Juana. Esto es una muestra de que Bogotá puede mejorar su movilidad con un vehículo tan sencillo como lo es la cicla.

Cortesía Queens Bicimensajeras
Cortesía Queens Bicimensajeras

Kathy ha impulsado desde su nicho cultural y artístico el uso de la bicicleta, a través de la Bici Pachanga, ciclo rodadas en la ciudad, muestras artísticas con ciclas modificadas durante las ediciones del festival iberoamericano de teatro en Bogotá. Sin olvidar el ciclo paseo Cachaco en 2012 y 2016.

 

Para ser mensajero no se necesita una bicicleta muy lujosa, las Riders de QueensBicimensajería andan en ciclas de piñón libre, algunas prefieren andar con bici de cambios para terrenos difíciles, pero la norma es que la cicla debe ser negra, para no atraer a los ladrones, cosa que tampoco es inconveniente para ellas, ya que son patrocinadas por Kryptonite, candados de alta seguridad y Yugo, maletas especiales para mensajería, especialmente diseñada para este trabajo.

La bicimensajeria nos deja como enseñanza el uso de medios alternativos no contaminantes para desarrollar tareas que normalmente las hacen vehículos que ocupan mucho espacio en la vía y nos dejan una estela de humo en nuestros pulmones. El cuento de la cicla cada vez toma más fuerza, y es allí donde las mujeres demuestran su potencial y  dejan en evidencia la apertura social y anti discriminatoria de ciertos oficios. Pedalear, como lo dijimos anteriormente, por esta ciudad no es nada fácil, pero Kathy y sus Riders demuestran que por medio de la cicla se puede generar ingresos, salud y energía en Bogotá, ciudad de locos.