La pulsera Aria no es una correa cualquiera para tu smartphone. El diseño de esta pulsera está preparado para integrarse con dispositivos Android Wear y con el Pebble Time– con el fin de dotarlos de una nueva funcionalidad. Para aquellos a los que se les hace cuesta arriba manejar su reloj inteligente tocando esa pequeña pantalla o para quienes creen que la interfaz del futuro para estos dispositivos se encuentra en los comandos por voz, los creadores del proyecto Aria tienen una sorpresa.

La pulsera Aria se ajusta a un smartwatch y permite controlarlo por gestos de la mano, sin tocar la pantalla ni emplear los comandos de voz. El usuario puede extender la mano en un movimiento rápido para cambiar de pantalla o chasquear los dedos para navegar a través del menú. Cuando desea pinchar en una de las opciones no tiene más que entrechocar el dedo gordo con el dedo índice.

En un vídeo de demostración –donde aparece acoplada a un Moto 360– se puede apreciar la funcionalidad de la pulsera Aria. Esta reconoce el tipo de vibración que generan los movimientos de los dedos y de la mano, con lo que transmite instrucciones al dispositivo. Ni que decir tiene se trata de un producto en desarrollo. El equipo que está detrás se prepara para irrumpir en Kickstarter para obtener financiación.

Los precios de la pulsera Aria no serán altos en principio. Está prevista una versión de 69 dólares para usuarios normales y otra de 169 dólares, orientada a desarrolladores. Estos podrán integrar el control por gestos en sus aplicaciones gracias a un SDK que los fundadores del proyecto tienen previsto lanzar próximamente.

aria

 

Existe una gran variedad de tecnologías que permiten el control de dispositivos mediante gestos 3D. Un buen puñado de startups están trabajando en este ámbito, así como proyectos surgidos del crowdfunding, mientras que las grandes compañías miran de reojo este mercado de cara al futuro de sus terminales. Y es que la interfaz táctil poco a poco comienza a convivir con otro tipo de interacciones, como la voz.

Sin embargo, el concepto de Aria aporta frescura. No se trata de facilitar el control por gestos 3D en el aire sino de dotar a la mano del reloj de la capacidad de comunicarse con este. Son gestos que no tienen que ser examinados por ninguna cámara ni rastreados en el espacio (como el proyecto Ring), sencillamente las órdenes se transmiten a través del movimiento de los músculos y tendones.

Imágenes: guteksk7 y Aria

Via: Think Big