Desde el miércoles 12 de agosto el mundo puede acercarse a la historia musical de la isla de Providencia con el lanzamiento on line de ‘WE DA DIS’ (‘Así somos’ en creole), la serie de cuatro documentales dirigida por Robert Britton, realizado en su totalidad por talento isleño y producida en Old Providence Records, el Centro de Producción de Contenidos Culturales operado por la Fundación Llorona Records, y una iniciativa del Plan Fronteras para la Prosperidad del Ministerio de Relaciones Exteriores y el Grupo de Emprendimiento del Ministerio de Cultura.

La serie, que desde la mirada nativa busca destacar el movimiento musical en la isla y al mismo tiempo plantear una estrategia para la transmisión de saberes en las nuevas generaciones, trae los siguientes capítulos

GASTRONOMY, DANCE AND MUSIC: Recrea la conexión de gastronomía y música con celebraciones colectivas como el Fair and Dance y a través de las voces de la comunidad, líderes de la isla, agricultores y pescadores que se reunían en torno a estas fiestas colectivas.

CARIBBEAN SOUND: Aborda los diferentes géneros musicales en las islas, los tránsitos migratorios de las músicas raizales a través del Caribe y la importancia de los capitanes de barcos y navegantes que usaron el mar como una autopista para la llegada de diferentes ritmos, convirtiéndose luego en propietarios de los pickups que han difundido la música en la isla.

HEAVEN SOUND: Explora las raíces y representantes de la música gospel y el papel de los coros en la formación de cantantes y compositores isleños, teniendo en cuenta que la cultura isleña ha estado ancestralmente mediada por la presencia de las iglesias bautista, adventista y católica. Reúne las historias y posiciones de los principales líderes religiosos de la isla.

MUSIC INDUSTRY: Trae un análisis sobre la cadena de valores productivos para la música y cómo se estructuran en las islas. Realiza un recuento  del proceso que se llevó para la construcción del estudio de grabación, las expectativas y necesidades a futuro para hacer de estas músicas un potencial de sostenibilidad para la cultura raizal, desde las voces de sus mismos protagonistas: artistas, músicos y productores de las islas.